CIUDAD DE MÉXICO, 11 de mayo, (CDMX MAGACÍN/CÍRCULO DIGITAL).—La Comisión de Igualdad de Género analiza una iniciativa que reforma la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, para que las cámaras de Diputados y de Senadores, así como los congresos locales, puedan tener la facultad de solicitar la declaratoria de la Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres (AVGM).

La diputada Arlette Muñoz Cervantes (PAN), promovente de la reforma que adiciona el artículo 22 Bis a la ley en mención, señaló que en México son asesinadas siete mujeres al día; las entidades que presentan las tasas más altas de estos homicidios son Guerrero, Chihuahua, Tamaulipas, Coahuila, Durango, Colima, Nuevo León, Morelos, Zacatecas, Sinaloa, Baja California y Estado de México.

Aseguró que la norma en la materia excluye a los congresos federal y estatales para presentar solicitudes de alerta de género. Por ello, dijo, hay que darles facultades, para que formen parte de las figuras encargadas de solicitar la implementación de dicho mecanismo en las entidades que lo requieran.

Actualmente, explicó, el reglamento de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia establece que la solicitud de la alerta de género solo puede ser presentada por organismos de derechos humanos internacionales, nacionales o de las entidades federativas, así como por organizaciones de la sociedad civil legalmente constituidas.

Reiteró que los congresos locales y las Cámaras de Diputados y Senadores no deben quedar excluidos de esta función, dada su naturaleza de conformación y representación social y la importancia para atender los casos de violencia contra las mujeres en nuestro país.

La alerta de género, explicó, es un mecanismo que permite mejorar la calidad de vida de las mexicanas, ya que a partir de él se implementan, en un territorio determinado, acciones necesarias para garantizar su derecho a una vida libre de violencia. Su objetivo consiste en garantizar la seguridad de mujeres y niñas, el cese de la violencia y la eliminación de desigualdades.

Sostuvo que la violencia contra las mujeres está “ampliamente extendida en todo el país; no se trata de actos aislados, sino de un patrón general”. La tendencia en este tipo de homicidios muestra un rango constante de entre dos y tres homicidios por cada cien mil mujeres, con un importante aumento entre 2008 y 2012, dijo.

Muñoz Cervantes enfatizó que en 2011, 63 de cada 100 mujeres de 15 años y más declaró haber padecido algún incidente de violencia por parte de su pareja o cualquier otra persona, siendo las de 30 a 39 años las más expuestas a estas agresiones; 68 por ciento enfrentó al menos un episodio de violencia o abuso.

Detalló que entre las mujeres con dos o más uniones o matrimonios, el nivel de violencia es mayor (54.6 por ciento), que entre aquellas que sólo han tenido uno (48.7 por ciento).

Ante esta problemática, y debido a que en los últimos 15 años los homicidios de mujeres indican que se trata de un fenómeno estructural o cultural, la iniciativa busca integrar a las y los diputados, a través de sus congresos, en el ejercicio de denuncias a violaciones de los derechos humanos en materia de violencia contra la mujer, a fin de erradicarla, subrayó.