CIUDAD DE MÉXICO, 12 de mayo, (MENSAJE POLÍTICO/CÍRCULO DIGITAL).— Por Juan R. Hernández. El crimen organizado usa el hartazgo social para proteger a los huachicoleros en Puebla, afirmó el afirmó el especialista en temas de Narcotráfico y Seguridad, Ricardo Ravelo quien agregó que éste conflicto tiene una clara lectura de lucha de clases.
«Por un lado, se les acusa a los funcionarios públicos de robar la riqueza petrolera del país, y con éste pretexto, los huiachicoleros se sienten con el derecho de robar la gasolina y el diesel, incluso con el apoyo de la población», señaló.
Durante la emisión “la Agenda de Carlos Ramírez y Roberto Vizcaíno», el investigador explicó que ésta situación ha sido aprovechada y canalizada por grupos delictivos como los Zetas -que están operando en una veintena de entidades federativas- para fortalecer las redes de los huachicoleros.
Dichas células delictivas, añadió el investigador, se extienden a través de sus cómplices a lo largo de toda la República e incluso, ya penetró la estructura de Pemex, sobretodo el personal operativo quienes manejan la información técnica de como extraer el combustible.
Ello trae como consecuencia que el Ejército con el apoyo de algunas policías locales, emprenda esta lucha contra éstas redes criminales y suceden situaciones como el enfrentamiento entre militares y huachicoleros ocurrida en el Palmarito, en Puebla, considerada parte del triángulo rojo en el robo de hidrocarburos.
Otro punto que destacó el especialista, es que en éstos grupos delictivos hay militares que fueron destituidos por haber brindado seguridad a éstas redes delincuenciales de los huachicoleros durante el sexenio de Rafael Moreno Valle.
«Son militares de menor rango que ahora están metidos en el negocio del robo de combustible», agregó.
Finalmente, el especialista reflexionó que el robo de combustible es parte de una de los 25 ramas delictivas de crimen organizado entre las sobresalen la extorsión, el secuestro, el tráfico de armas y droga y la que le esta generando mayores dividendos.