CIUDAD DE MÉXICO, 21 de mayo, (ATIZAPÁN HOY/CÍRCULO DIGITAL).— El Presidente de la Comisión de Transparencia a la Gestión en la ALDF, Ernesto Sánchez Rodríguez, insistió en darle a la capital una Ley de Protección de Datos Personales en Posesión de Sujetos Obligados para la CDMX, a fin de alcanzar el resguardo integral de la información privada.

“Evitar que caiga en manos de estafadores y defraudadores que sirven a grupos criminales desde la iniciativa privada o entes del gobierno local” sostuvo el legislador del Grupo Parlamentario del PAN.

Siendo un instrumento autentico de Acción Nacional, Ernesto Sánchez, promotor de esta iniciativa mencionó que un factor primordial es cumplimentar los alcances legislativos que ha empujado su partido a través del Sistema Nacional Anticorrupción y en el caso de la Ciudad de México, el Sistema Local Anticorrupción.

“Para apoyar en materia de trasparencia y de los principios observables y a la par, garantizar a toda persona dentro de la Ciudad de México el derecho a la protección de sus datos personales”.

La misma iniciativa busca que se blinde a los ciudadanos desde una legislación que prevea herramientas jurídicas que pongan límites a las actuaciones de las autoridades que puedan conculcar la esfera de derechos de los particulares, lo que hace efectiva la autodeterminación informativa.

Para hacer efectiva la transparencia en materia de la protección de los datos personales, la iniciativa contempla coordinar y evaluar la política transversal de la Administración Pública local de la Ciudad de México, a la par establece lineamientos con lo señalados en la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública y a su adecuación de la Ley local del mismo nombre publicada en la CDMX en mayo del 2016.

El avance de la tecnología, dijo, en especial la modernización de los medios de comunicación y redes sociales, ha hecho que exista más información sobre una persona, tanto en ficheros de solvencia, en la red y en sistemas de información de la que la misma persona dueña de esa información “se pueda imaginar”.

Así mismo, la información y datos están siendo colocados en la disposición de individuos que en ocasiones no están controlados, como es el caso de los seguros, compañías, bancos redes sociales e incluso organizaciones ciudadanas que para fines político-sociales. “En repetidas ocasiones, las personas entregan de manera fácil y confiada sus datos personales y la información en manos de privados con el riesgo de ser estafados, defraudados o hasta secuestrados por el nivel de riqueza que pudieran tener”.