CIUDAD DE MÉXICO 21 de mayo, (FRANCISCO MONTAÑO / MENSAJE POLÍTICO / CÍRCULO DIGITAL).— El senador Miguel Barbosa Huerta solicitó al titular del Poder Ejecutivo decretar tres días de luto nacional por los periodistas asesinados, porque la nación mexicana exige justicia, demanda poner un alto a la impunidad y garantizar que nunca más ocurra un homicidio en el gremio de quienes ejercen la libertad de prensa.

Mediante un punto de acuerdo que presentará a la Comisión Permanente, Barbosa Huerta plantea que al decretar los tres días de luto nacional, el Estado reconozca la magnitud de la crisis que representa el asesinato de periodistas y que los poderes públicos federales, estatales y municipales se comprometan a brindar garantías para que no vuelva a ocurrir un atentado en contra de ellos.

Estos tres días de luto no son para quedar paralizados y después que las cosas sigan igual. Serían tres días de luto en los que tendrían que ocurrir muchas cosas, indicó.

En estos tres días, además, la bandera nacional se izará a media asta y se darán las garantías para que la sociedad exprese su solidaridad con los periodistas en la calle, en las plazas públicas, en los centros de trabajo y de estudio.

Durante estos días de luto se plantea que la Comisión Nacional y las comisiones estatales de derechos humanos presenten informes de las agresiones y los ataques de los que son objeto los periodistas y los comunicadores.

Otro resolutivo del punto de acuerdo solicita al secretario de Gobernación, al Procurador General de la República y al Fiscal Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión, en estos tres días de luto, presentar al Congreso de la Unión los avances y el estado que guardan las investigaciones de los asesinatos y agresiones en contra de periodistas.

El senador Miguel Barbosa también propone que el gobierno federal presente nuevos protocolos y medidas cautelares efectivas para protección de los periodistas, así como políticas públicas de apoyo efectivo a las victimas y a los familiares.

“La degradación de la libertad de expresión puede llevar a la destrucción de la democracia. Ya basta. En México no podemos permitir que los asesinatos de periodistas queden en la impunidad y después en el olvido.

“No queremos un gobierno que permanezca callado o indolente ante las muertes y agresiones hacía los periodistas. Debemos dar a esta terrible situación la dimensión y la atención que se requiere, y una forma de hacerlo es decretando tres días de duelo nacional. La situación es grave y lo amerita”, sostuvo.

Miguel Barbosa Huerta señaló que el asesinato del periodista Javier Valdez se suma a la “lista de la ignominia” de otros comunicadores muertos en este año: Filiberto Álvarez Landeros, Máximo Rodríguez Palacios, Miroslava Breach Velducea, Ricardo Monlui Cabrera y Cecilio Pineda Brito.

“El recuento puede ser abrumador: en 2013 fueron asesinados cinco periodistas; en 2014, nueve; en 2015, doce y en 2016, once. Todos ellos ejercían su profesión en circunstancias totalmente adversas, en entidades donde el crimen organizado y la violencia tienen una presencia permanente. Hasta el momento no existe ningún procesado y mucho menos, sentenciado por estos asesinatos”, lamentó.