CIUDAD DE MÉXICO, 25 de mayo, (ATIZAPÁN HOY/CÍRCULO DIGITAL).— La panista Wendy González Urrutia quien preside la Comisión de Gestión Integral del Agua en la ALDF, propuso hoy un informe para conocer los resultados de las pruebas químicas que determinan la calidad del agua que se inyecta en los denominados “pozos de absorción”.

A través de un Punto de Acuerdo, la legisladora plantea al Director del Sistema de Aguas de la Ciudad de México, Ramón Aguirre Díaz, realizar estudios de factibilidad que han llevado a cabo la autorización de obras para los mismos.

En Tribuna, dijo que la mayor parte de las ciudades, el agua es conducida hacia sistemas de ingeniería hidráulica que la llevan a cuerpos de acuíferos cercanos.

“El agua pluvial urbana se contamina fácilmente con basura, aceites, químicos, bacterias, metales pesados, y en algunos casos con las aguas negras, deteriorando gravemente su calidad”.

Desde el punto de vista técnico, explicó, la factibilidad de la recarga artificial depende, entre otros factores, de que exista agua disponible para tal fin y de que ésta sea de calidad.

Recordó que en México, el agua subterránea es un recurso vital para el desarrollo de todos los sectores, debido a que en más del 50 por ciento de nuestro territorio prevalecen los climas seco y semiseco:

“Actualmente, el subsuelo es la fuente que sostiene el riego de aproximadamente dos millones de hectáreas, lo que representa la tercera parte de la superficie total de riego y suministra cerca del 70 por ciento del volumen de agua que requieren las ciudades para uso público-urbano, en donde se concentran unos 60 millones de habitantes”.

La Diputación Permanente aprobó este Punto de Acuerdo turnado a la Comisión de Gestión Integral del Agua.