CIUDAD DE MÉXICO, 26 de mayo, (MENSAJE POLÍTICO / CÍRCULO DIGITAL).- El expresionismo de José Clemente Orozco, el paso de Diego Rivera por el universo cubista y la incesante búsqueda e innovación de David Alfaro Siqueiros quedaron de manifiesto en la exposición Orozco, Rivera y Siqueiros. Modernidad en México, 1910-1966, que el pasado fin de semana concluyó su periodo de exhibición en el Museo de Arte de Lima (Mali), en Perú.

 

Dicha muestra, organizada por la Secretaría de Cultura, el Instituto Nacional de Bellas Artes, a través del Museo de Arte Carrillo Gil, y el Mali, fue visitada por más de 122 mil personas.

El público peruano pudo disfrutar de más de setenta piezas entre pinturas, dibujos y grabados que los tres grandes artistas plásticos realizaron durante el movimiento surgido después del proceso revolucionario mexicano.

 

Se trata de una revisión a la historia antigua y moderna de México, que se expone a través de la crudeza y frialdad de las gráficas de Orozco, mientras que Rivera y sus cuadros cubistas hablan de las vanguardias europeas; la tensión política, la lucha de masas y un atisbo a la tecnología y nuevas manifestaciones pictóricas, se ven en la obra de Siqueiros.

Algunas de las piezas que integran la exposición son Nueva resurrección Primera nota temática para el mural de Chapultepec, de Siqueiros; Los muertos El combate, de Orozco; y Mujer sentada en una butaca y  Maximiliano Volonchine, de Rivera.

 

Conocida también como la Exposición pendiente, esta muestra se presentó con gran éxito en el Museo Nacional de Bellas Artes de Chile, en 2015. Al año siguiente llegó al Museo Nacional de Bellas Artes de Argentina, donde se convirtió en la exhibición más visitada en los últimos 20 años.

 

Orozco, Rivera y Siqueiros. Modernidad en México, 1910-1966 continuará su itinerancia y llegará al continente europeo. A partir de octubre podrá disfrutarse en el Palazzo Fava, en Bolonia, Italia.