CIUDAD DE MÉXICO, 3o de mayo, (ESFERA EMPRESARIAL / CÍRCULO DIGITAL).- Los subsidios que ha otorgado la administración del presidente Enrique Peña Nieto para la construcción de vivienda han sido destinados tanto a desarrollos ubicados dentro de los perímetros de limitación urbana, como a la población que percibe entre uno y 2.6 salarios mínimos, destacó Rosario Robles, titular de la Sedatu.

En un comunicado, la secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) aseveró que este cambio en la nueva Política Nacional de Vivienda ha propiciado que los mexicanos con menores ingresos accedan a una vivienda digna, cercana a servicios públicos, fuentes de empleos y redes de transporte.

Agregó que el Estado mexicano ha recuperado su papel como rector del desarrollo de nuestras ciudades y no deja esa responsabilidad en manos de empresas privadas.

Esta política, subrayó, pemitió también la creación de la propia Sedatu, que es cabeza de sector y delimita los esfuerzos a los que deben sujetarse estados y municipios, encargados de ejecutar las planes de desarrollo urbano.

Además, con la aprobación de la Ley General de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano ya es posible definir de forma clara los lugares que no son aptos para construir una vivienda, con lo que se evitan riesgos para las familias mexicanas y su patrimonio, anotó la funcionaria.

Finalmente, Robles Berlanga subrayó que gracias a la nueva Política Nacional de Vivienda, hoy un hogar digno es un sector importante, pues genera más de tres millones de empleos y produce una derrama económica, estimada por empresas privadas, de 450 mil millones de pesos.