CIUDAD DE MÉXICO, 30 de mayo, (ESFERA EMPRESARIAL / CÍRCULO DIGITAL).- La inflación no está desanclada ni fuera de control y debería volver a la meta a finales del próximo año debido a que la gasolina no subirá, dijo este martes el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens.

«México enfrenta uno de los periodos inflacionarios más altos de la última década por lo que no es un reto menor el alcanzar los objetivos», agregó.

En la primera quincena de mayo la inflación en México alcanzó el nivel más elevado desde abril de 2009, en poco más de 8 años, con 6.17 por ciento anual, lo que dejó la puerta abierta para que la autoridad monetaria continúe endureciendo su política monetaria en los próximos meses.

El rango objetivo del Banco Central es de 3 por ciento +/- 1 punto porcentual.

Ante consejeros del Grupo Financiero BBVA Bancomer, Carstens sostuvo que la actual política monetaria, que ha subido 375 puntos básicos la tasa de referencia desde diciembre del 2015, no debería afectar las perspectivas de crecimiento del país.

“Muchas veces se dice que el Banco de México debería tener objetivo como el PIB, pero tenemos la convicción que la mejor contribución al país y al bienestar y a la sociedad es que haya estabilidad de precios, porque si no la hay eso lleva a tasas de interés más altas, erosión del salario”, entre otros efectos.

Con información de Agencias