CIUDAD DE MÉXICO, 31 de mayo, (AZCAPO NOTICIAS/CÍRCULO DIGITAL).— La defensa de las Alcaldías Abiertas por parte de la bancada de Morena quedó solo en discurso porque los asambleístas de ese partido no cumplieron con asistir a la sesión donde se votó el dictamen de la Ley Electoral, acusó la diputada del PRI, Dunia Ludlow.

«El partido que se jacta de trabajar para los ciudadanos y ser impoluto, engaña a los capitalinos al no usar su músculo legislativo para echar abajo las pretensiones de los que buscan prevalecer en el poder mediante Concejales a modo para 2018», sentenció.

Las Alcaldías Abiertas solo fueron respaldadas por 17 de los 30 que se habían comprometido a dar su voto.

Por lo anterior, la iniciativa ciudadana que buscaba evitar que el Alcalde tuviera seis concejales de su mismo partido fue rechazada por 36 diputados.

La presidenta de la Comisión de Vivienda en la ALDF recordó que es la segunda ocasión que Morena finge estar a favor de la ciudadanía. La primera ocurrió en diciembre pasado durante la aprobación de su presupuesto de Egresos de la Ciudad de México, dónde seis de sus legisladores se abstuvieron en la votación del dictamen.

Destaca que esos seis diputados fueron sancionados con la suspensión de sus derechos políticos de seis a 12 meses por abstener de la votación del paquete económico y no haberlo votado en contra como el resto de sus 14 compañeros de bancada.

«La oportunidad para construir equilibrios y contrapesos se esfumó porque no hay compromiso legislativo de parte de Morena, hoy era un día crucial para la vida electoral de la capital y simplemente desdeñaron su importancia», fustigó la diputada.

La priista reiteró la necesidad de recobrar la confianza de la sociedad en sus instituciones y en sus representantes a través de acciones en beneficios directos.

El rechazo a las Alcaldías Abiertas da paso a la opacidad, falta de rendición de cuentas y minimiza la participación ciudadana, agregó.

Ésta es la primera de cinco leyes secundarias a la Constitución de la Ciudad de México que se aprueba, y fija un precedente en el desaseo legislativo y la toma de decisiones por parte de los legisladores, consideró la diputada.

Por último, destacó que la última palabra la tendrá el ejecutivo, pues todavía la Consejería Jurídica podría corregirle la plana a la ALDF y hacerle algunas observaciones al dictamen para que sea modificado.