CIUDAD DE MÉXICO, 01 de julio, (DE VAGOS / CÍRCULO DIGITAL).- Diversificar la oferta cultural, formar y llegar a más público, y dar opciones de entretenimiento de diferentes géneros artísticos, pero, sobre todo, contribuir a la unión familiar con una programación dirigida a niños, jóvenes, adultos y adultos mayores, es el objetivo del programa La cultura a-pantalla del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) que todos los sábados y domingos, de manera gratuita, transmite en vivo o retransmite los mejores espectáculos nacionales e internacionales que se presentan, esencialmente, en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes.

 

Ya son numerosas sedes a las que llega La cultura a-pantalla, informó Noemí Rodríguez, coordinadora del programa. Mencionó que, por ejemplo, en la Ciudad de México, además de la pantalla gigante que se ubica en el corredor Ángela Peralta, a un costado del recinto de mármol, ahora se ha sumado el Foro Cultural Chapultepec.

 

El programa que inició en 2015 ha extendido su cobertura a nivel nacional y, además de transmitir de manera simultánea una selecta programación a diversas ciudades del interior de la República Mexicana, también lo hace víastreaming, para ser disfrutada desde dispositivos electrónicos.

 

Ya es costumbre que familias enteras asistan sábados y domingos a la pantalla gigante del corredor Ángela Peralta. Cómodamente sentadas, pueden ver y escuchar, como si estuvieran en primera fila, funciones de ópera, música, danza y teatro, y de esta forma conocer diferentes propuestas de agrupaciones y artistas mexicanos y extranjeros.

 

Habitantes de diferentes ciudades de la República acuden, a la misma hora, a sus plazas, casas de cultura, bibliotecas, teatros o museos para presenciar lo mejor de las artes escénicas.

 

El 60 por ciento de las transmisiones es de espectáculos en vivo y el resto de funciones de las temporadas regulares de las agrupaciones artísticas y dependencias del INBA, como la Ópera de Bellas Artes, la Orquesta Sinfónica Nacional, la Compañía Nacional de Danza, la Coordinación Nacional de Música y Ópera, y la Gerencia del Palacio de Bellas Artes, así como de actividades que se reciben a través de la señal compartida por sedes e instituciones nacionales e internacionales afines al programa.

 

La experiencia emocional que obtienen quienes acuden a presenciar estos espectáculos es muy grata, por lo que desean repetirla en futuras ocasiones. Incluso quienes por casualidad se quedaron una vez, programan la próxima visita y van en compañía de sus parejas, amigos o la familia, señaló Noemí Rodríguez.

 

 

 

Agregó que estas actividades entretienen y divierten, pero también nos recuerdan nuestra parte humana: “El artista nos comparte su voz, movimiento, interpretación, y nos conecta con nuestras emociones. Nos lleva a tener presentes valores e identidad, y es a través de los valores que podemos ser mejores personas”.

 

Las solicitudes de los estados para recibir vía remota la programación del INBA se incrementa constantemente, por lo que cada vez es posible llegar a más público. En mayo se han sumado Tamaulipas, Campeche, Zacatecas y Yucatán.

 

Con la intención de agregar contenido a la programación, se firman convenios con otras instituciones, como el Auditorio Nacional, el Centro Nacional de las Artes (Cenart) o el Teatro Real de España.

 

Desde el Cenart se han transmitido espectáculos como Javier Camarena canta a Cri-Crí o de la Compañía Nacional de Danza, con la coreografía Blancanieves. La Sala Nezahualcóyotl de la Universidad Nacional Autónoma de México también se ha incorporado al programa, por lo que el público disfrutó de la gala Tres generaciones de tenores mexicanos.

 

Gracias a una transmisión desde el Teatro Degollado de Guadalajara, Jalisco, se pudo ver la final del concurso internacional de canto Operalia. Directamente del Teatro Real de España llegaron las óperas Los puritanos, Otelo yBomarzo, y desde el Auditorio Nacional, la magia de El cascanueces.

 

 

 

Además de la capital del país, a las ciudades a las que llega la programación de La cultura a-pantalla hasta el momento son: Tijuana, Monterrey, Aguascalientes, Chihuahua, Villahermosa, Guadalajara, Zapopan, Puebla, Chilpancingo, San Luis Potosí, Guanajuato, Ciudad Victoria, Campeche, Veracruz, Nuevo Laredo, Mérida y Zacatecas, así como al municipio mexiquense de Ecatepec.

 

La pantalla ubicada en el corredor Ángela Peralta registró en 2016 más de 70 mil asistentes, y de enero a marzo de 2017, más de 16 mil. La cobertura vía streaming en 2016 llegó a más de 761 mil personas, y de enero a marzo de 2017, a más de 110 mil, sin contar las actividades extraordinarias.

 

Entre estas sobresale el homenaje póstumo a Juan Gabriel que, de manera ininterrumpida, fue transmitido en 16 pantallas gigantes instaladas en la explanada del Palacio de Bellas Artes y a lo largo de la Alameda Central, los días 5 y 6 de septiembre del año pasado. El total de público presencial fue de 700 mil personas, y los seguidores víastreaming, nacional e internacionalmente, más de un millón 300 mil internautas.

 

En total, el público que ha acudido a la pantalla gigante es de casi 790 mil personas, y el que lo ha disfrutado víastreaming, de más de dos millones 177 mil, lo que resulta en un impacto de casi tres millones de personas.