CIUDAD DE MÉXICO, 02 de junio, (MOMENTO INFORMATIVO / CÍRCULO DIGITAL).- Senadoras lamentaron la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de abandonar el Acuerdo de París contra el Cambio Climático.

La coordinadora del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el Senado, Dolores Padierna Luna, demandó al gobierno mexicano alzar la voz en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ante esta decisión que pone en riesgo a todo el mundo.

Dijo que «Estados Unidos es el segundo país más contaminante con carbono, si se retira de estos acuerdos, no va a cambiar sus políticas contaminantes y va a ser imposible lograr la contención del calentamiento global con todas las consecuencias que tiene para la ecología».

«Yo creo que México está en buenas condiciones, por ser el vecino de Estados Unidos, está en muy buenas condiciones para hacer un llamado de los estados nacionales que suscribimos estos acuerdos».

Llamado que sostuvo, debe hacerse «para que se escuche la voz entre todos, entre más países demandemos que se respeten los acuerdos de París mejor nos haremos escuchar», consideró en entrevista.

Por su parte, la senadora de Acción Nacional, Laura Angélica Rojas Hernández, también lamentó la decisión unilateral del gobierno de Estados Unidos de abandonar el Acuerdo de París contra el Cambio Climático, por considerar que esta acción innecesaria tendrá efectos negativos en el mundo.

Es por ello que la también presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores Organismos Internacionales hizo un atento exhorto al Poder Ejecutivo a reconsiderar y mantenerse unido a los Estados Parte del Acuerdo.

Porque han adoptado el multilateralismo como la mejor forma de resolver los problemas que aquejan a la humanidad, añadió.

Recordó que el combate al cambio climático es uno de los retos más importantes en la actualidad, por las severas implicaciones que tiene como la disminución de bosques, cambios en los patrones meteorológicos y aumento en el nivel del mar.

Así como por su impacto en el desarrollo humano, en particular en la población más pobre, efectos adversos en la economía y en la vida de las personas y comunidades.

«Es necesario actuar de manera inmediata para frenar sus consecuencias y tomar medidas para que las actividades económicas sean más sostenibles y más respetuosas con el medio ambiente», puntualizó.