CIUDAD DE MÉXICO, 07 de junio, (VIBRACIONES CAPITAL/CÍRCULO DIGITAL).— Es alarmante la cantidad de asaltos que no se denuncian en el transporte público de pasajeros en la Ciudad de México, ya que de cada 100 ilícitos solo uno se hace del conocimiento de las autoridades competentes, señaló la Diputada Elizabeth Mateos Hernández.

Dijo que los robos ocurren con más incidencia a bordo de microbuses, los martes y viernes entre las 18:00 y las 00:00 horas, debido a que en ese tipo de vehículos se realizan diariamente casi la mitad de los 6 millones de viajes de la capital del país.

Los microbuses, puntualizó, son los más utilizados por pasajeros ya que conectan 39 de los 46 paraderos que hay en la Ciudad de México, y que permiten la transferencia con el Metro y el Tren Ligero.

La presidenta de la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables recordó que la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2015, determinó que el robo de transporte público es uno de los delitos más comunes que más daña en la Ciudad de México, pues en la mitad de los casos se utiliza también alguna arma de fuego o arma blanca.

Al presentar un Punto de Acuerdo, exhortó a la Secretaría de Seguridad Pública y a la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México para que establezcan acciones coordinadas de prevención y mecanismos de investigación e inteligencia que brinden seguridad a pasajeros y sus pertenencias.

Recordó que la Ciudad de México es una de las más pobladas del mundo en la que más de seis millones de personas utilizan diariamente el trasporte público, como el Metro, Metrobús, la Red de Transportes de Pasajeros, el Servicio de Transportes Eléctricos, autobuses, combis y microbuses.

En la Zona Metropolitana del Valle de México se realizan 31.8 millones de viajes diarios en transporte público y casi la mitad (46%) se hace a bordo de microbuses, de ahí que “el tema metropolitano de los microbuses es preocupante, ya que es la modalidad que más ocupan los pasajeros”, dijo la diputada del PRD.

Cabe destacar que la capital del país tiene alrededor de 870 rutas por las que transitan casi 23 mil unidades, de las que en su mayoría tienen como destino o conectan con 46 paraderos.

Mateos Hernández estableció que a la delincuencia “no le importa las divisiones político-administrativas, por lo que se requiere diseñar también estrategias metropolitanas para ofrecer seguridad en el servicio interurbano».