CIUDAD DE MÉXICO, 21 de junio, (AZCAPO NOTICIAS/CÍRCULO DIGITAL).— El coordinador de la bancada de morena, César Cravioto Romero, señaló que para el rescate de las áreas agrícolas, su grupo parlamentario propuso que para el presupuesto 2016 se destinaran mil millones de pesos para el Fondo de Ruralidad. No obstante, las demás fuerzas políticas sólo aprobaron 50 millones, afirmó.

Para 2017, agregó, la situación fue deprimente, no se otorgó un solo peso para estos fines. Es una gran irresponsabilidad del gobierno de la ciudad y de los otros diputados no destinar dineros públicos para este efecto, cuando se tiene un presupuesto superior a los 230 mil millones de pesos anuales, reprochó Cravioto Romero.

Durante el Foro de Análisis sobre hundimientos diferenciales y grietas en la Zona Patrimonial de Xochimilco, Tláhuac y Milpa Alta, la diputada Flor Ivone Morales Miranda, manifestó su preocupación ante los hundimientos de hasta 30 centímetros por año que se registran en algunas zonas de la ciudad.

Es urgente, subrayó, generar una política pública especializada que ataque el problema de raíz. Pues actualmente las acciones de condonación de predial para las áreas afectadas no abonan a la solución de los hundimientos.

Por su parte, el también diputado de morena, Felipe de la Cruz Menez, recalcó la importancia de invertir en Xochimilco, pues es una delegación que no sólo provee agua a los capitalinos sino, además, aporta a la alimentación con la producción de hortalizas.

El delegado en Xochimilco, Avelino Méndez Rangel, informó por su parte que desde 1910, los hundimientos diferenciados se convirtieron en un problema en esa demarcación, el cual se ha acrecentado debido a la furtiva extracción de agua y la falta de recarga de los mantos freáticos.

Méndez Rangel dio a conocer que existen mil 500 viviendas afectadas por los hundimientos, las cuales deben ser demolidas.

El titular de la demarcación denuncio, asimismo, la existencia de 34 desarrollos inmobiliarios en Xochimilco, de los cuales, informó, diez son megaproyectos, lo que sin duda provoca y agrava el hundimiento del suelo.

En su momento, el doctor Gabriel Castro García, investigador de la UAM Xochimilco, explicó que los hundimientos afectan principalmente a las delegaciones de Xochimilco, Tláhuac y Milpa Alta, donde se observa una disminución de la zona chinampera, lo que impide mayor filtración de agua en el subsuelo.

El académico expuso que existen más de 16 mil chinampas abandonadas, pero con potencial para ser utilizadas. Por ello hizo un llamado a los legisladores a destinar dineros públicos para su rescate. Sólo faltan recursos y proyectos específicos que reactiven la zona, señaló.

La investigadora Aurora Botello, del Consejo Internacional de Sitios y Monumentos, destacó la necesidad de seguir y respetar los lineamientos y las cartas internacionales para la preservación de los territorios patrimoniales de la ciudad.

Las políticas públicas, dijo, no sólo deben formarse con buenas intenciones, tienen que realizarse de la mano de ejidatarios y chinamperos, capacitarlos y generar nuevas órdenes de economía cultural, económica y chinampera.

También participó la bióloga Zelma Saavedra, de la PAOT, quien hizo una extensa exposición de las investigaciones cartográficas sobre la Zona Patrimonial. Presentó asimismo, un análisis técnico sobre la zona, los usos de suelo, la tipografía y las inundaciones, como también de los problemas derivados de la extracción excesiva de agua.

Saavedra advirtió que los numerosos documentos elaborados por la PAOT, con estudios técnicos de caso, están disponibles para investigadores y ciudadanos en general.

A su vez, el licenciado Víctor Samuel Cadena de la Autoridad de la Zona de Patrimonio, presentó un pormenorizado análisis técnico sobre los trabajos efectuados para hacer sustentable a esta basta área formada, en parte, de chinampas y canales.

Hoy, señaló Cadena, los mexicanos pagamos el precio de haber optado por construir viviendas en el agua y subrayó la irresponsabilidad del hombre en el trato a la zona lacustre de Xochimilco, tan es así que de un universo de 25 mil chinampas solo 3 mil trabajan en la actualidad.

Sobrexplotación de acuíferos, descargas ilegales de drenajes y basura excesiva, son sólo algunos ejemplos de maltrato con que hemos tratado a esta zona patrimonial, subrayó el funcionario de la Autoridad de la Zona de Patrimonio.