BRUSELAS, 21 de junio, (MOMENTO INFORMATIVO / CÍRCULO DIGITAL).- Bruselas vivió este martes un intento frustrado de ataque terrorista. Cerca de las 20:30 horas locales, una explosión que no dejó víctimas y un tiroteo en la Estación Central de Bruselas, uno de los grandes nudos de transporte de la capital europea, provocaron el desalojo de esa estación y de la Grand Place, el centro turístico de Bruselas. El caso se está tratando como un “atentado terrorista”, según ha confirmado la Fiscalía belga.

La policía dijo tener la situación totalmente bajo control. Los medios belgas atribuyeron también a la Fiscalía la información de que el sospechoso gritó “Alá es grande” antes de ser neutralizado, algo que el portavoz de este organismo se rehusó a comentar.

El individuo que provocó la explosión murió por los disparos de los militares belgas, según aseguró la Fiscalía, que no ha desvelado su identidad. La policía desplazó equipos de desactivación de explosivos a la zona, aunque no trascendió si encontraron algo relevante.

El tráfico ferroviario quedó suspendido en ese nudo de transporte de la capital belga y la circulación del metro se ha visto perturbada. Los accesos a la estación fueron cerrados y en toda la zona hubo un gran despliegue de fuerzas de seguridad.

Un trabajador de la empresa nacional de ferrocarriles indicó a los medios que el sospechoso hizo explotar una “pequeña maleta”. “Estaba a unos 10 metros cuando ocurrió la explosión. Había gente más cerca, a dos o tres metros. Yo me fui para alertar a mis colegas para evacuar la estación”, declaró a Efe el agente de la SNCB Nicolas Van Herreweghen. “Me quedé en los andenes para evacuar a todas las personas que quedaban y asegurarme que no volvían a entrar dentro. Hicimos todo lo que pudimos para proteger a todas las personas que estaban en la estación”, concluyó.

El primer ministro belga, Charles Michel, y el ministro del Interior, Jan Jambon, siguen de cerca la situación y han establecido un centro de crisis.