CIUDAD DE MÉXICO, 22 de junio, (DAVID POLANCO / CDMX MAGACÍN / CÍRCULO DIGITAL).—El jefe de Gobierno de la CDMX, Miguel Ángel Mancera, debería ser congruente con sus compromisos en la Cumbre del C40 a favor del Cambio Climático (de la que fue anfitrión en diciembre pasado), y que en la Línea 7 del Metrobús no se utilicen vehículos de hidrocarburos, sino cero emisiones, que bien pueden ser eléctricos.

Este es el llamado que hace Mauricio Soto Caballero, presidente de la Asociación Control Ciudadano, a las autoridades capitalinas, pues considera que aún se está a tiempo de reconsiderar que en la Línea 7 del Metrobús, que correrá por Paseo de la Reforma, se utilicen vehículos ecológicos.

“El jefe de Gobierno mantiene una cumbre de alcaldes a favor del cambio climático, donde se compromete que a partir del 2025 los alcaldes que sirvan ahí no usen vehículos de hidrocarburos. Por lo menos en lo que compete al transporte del gobierno.

“O sea, primero te comprometes a la reducción de emisiones y ahora quieres meter un autobús que ya es obsoleto (como el Euro VI de doble piso que se ha adquirido), y básicamente estás consumiendo hidrocarburos. Si tienes una opción de un autobús eléctrico es un primer punto, ecológico”, lamenta la que considera una incongruencia.

En entrevista con CÍRCULO DIGITAL, Soto Caballero, quien fuera director general de Calidad e Ingeniería del Servicio de Transportes Eléctricos de la Ciudad de México en la actual administración de Mancera, sostiene que sí es viable un vehículo eléctrico para la Línez 7 del Metrobús.

“En esa cumbre del C40 se presentó un proyecto de transporte eléctrico para el Eje 8, y demostramos que es completamente viable. Por ejemplo, el modelo chino BYD-K9, que ha demostrado tener bastante buen rendimiento en su batería. Hay diferentes alternativas que pensamos debería considerar el jefe de gobierno para cumplir con su compromiso en la Cumbre del C40”, expresa el ex funcionario capitalino.

La postura de la Asociación Control Ciudadano no es contra la obra del Metrobús Línea 7 en Paseo de la Reforma, sino en la manera cómo se está haciendo, dice.

“Nuestra posición no es que no se haga nada, son diferentes ángulos, todo mundo queremos un mejor transporte y de calidad, pero hay diferentes alternativas que se pudieron haber analizado antes de empezar, como ésta que menciono de vehículos eléctricos, para la cual todavía estamos a tiempo”, reitera.

Rentabilidad política

Incluso, Soto Caballero va más allá de sólo la utilización de vehículos eléctricos, y plantea que pudo hacerse en esa avenida un tranvía, que le daría un gran impacto visual a esta calle emblemática para nuestro país.

“Cuando propuse el tranvía, se tardaba 3 años en implementarlo, así que decidieron el Metrobús por la rentabilidad política e inaugurarlo en un año. Quiere (Mancera) terminar la Línea 7 del Metrobús antes de su renuncia en septiembre, porque ha anunciado que se va a ir en busca de la Presidencia de la República”.

Sigue: “También hay un tema en el negocio de la publicidad, los espacios de publicidad en la línea de paseo de la reforma están vendidos  a una empresa francesa que va a saturar de contaminación visual, también creemos que Reforma es una avenida que se debe conservar.”

Precisamente por la premura de los tiempos, opina Soto Caballero, es que el gobierno capitalino quiso implementar este proyecto casi de manera desapercibida.

“Y ahorita estamos sacando cosas a la luz. No estamos peleados con el proyecto, es el hecho de que no sea eléctrico, que no sea ecológico. Lo que estamos haciendo es buscar alternativas, vamos a consultarlo y que lo decida la ciudadanía democráticamente”, dice Soto Caballero.

En el tema jurídico, considera, también se cometieron errores. “La Ley de Desarrollo Urbano dice que se debe de publicar un proyecto conceptual y al mismo tiempo la declaratoria de necesidad, aunado a una consulta ciudadana que está en el artículo 46 de movilidad que ellos mismos publicaron hace tres años, esos son los pasos que nunca hicieron”.

Añade: “Ellos publican el proyecto ejecutivo en junio del 2015, un año después publican la declaratoria de necesidad y se arranca con el proyecto sin hacer la consulta y pensaron que no nos íbamos a dar cuenta y eso es lo que realmente nos tiene contra la pared. Si hay mucha gente que lo quiere pero no se dan cuenta de estos ángulos, de la contaminación que es un tema que si hay que atender.

—¿Ves complicado que a estas alturas se pueda cambiar a un transporte eléctrico?

—Se compraron seis autobuses que ya van a llegar, pero creo que todo se puede, podrían cancelar el pedido de los que faltan y meter esos seis e otra ruta, y comprar eléctricos.

—¿Qué tan diferencia hay en el costo de un vehículo eléctrico?

—En promedio valen lo mismo, alrededor de 12 millones de pesos.

—¿Entiendo que la Asociación Control Ciudadano va a hacer movilizaciones, protestas?

—No vamos a quitar el dedo del renglón, estamos reuniendo a todos los involucrados, estamos haciendo juntas con los vecinos afectados para salir a la calle juntos. En dos semanas hemos tenido buena respuesta en las redes sociales, nos queremos convertir en un observador ciudadano, no solo en este caso, sino en otros a favor de los ciudadanos.