CIUDAD DE MÉXICO, 23 de junio, (AGENCIAS / CÍRCULO DIGITAL).- Panistas arribaron al cónclave al que se dieron cita el pasado jueves 22 de junio, cada uno con agenda propia; en general fue el llamado a definir los lineamientos para encontrar al contendiente del blanquiazul de cara al 2018, el punto en común.

Las primeras propuestas vertidas por dos de los actores que ya se alistan a volverse precandidatos del PAN fue una mesa en la Comisión Permanente para alistar a aspirantes a candidatos el próximo año y, por otro lado, definir si las alianzas serán parte de la ruta para competir entrado el 2018.

Rafael Moreno Valle reiteró que buscará que los panistas discutan la posibilidad de crear, a falta de segunda vuelta, un «frente amplio opositor» en el 2018. La política aliancista, dijo, tendría que ser “opositora al PRI” y deber ser lo primero por decidir, incluso antes que el candidato.

A pesar de que no descartó del todo que Morena pueda entrar en tal frente, al llamar a “cualquier partido menos el PRI”, sí lo colocó al margen por considerarlo “más comité de campaña de Andrés Manuel, que un partido político”.

En tal sentido, Margarita Zavala declaró que si bien no está en contra de los acercamientos que la dirigencia del PAN con otras fuerzas políticas, el punto es llegar a “definiciones urgentes por el PAN”.

Sobre cómo debería designarse al próximo abanderado del PAN, Moreno Valle apuntó que se debe tener en cuenta la designación en el Estado de México. Una candidata que en las encuestas parecía en primer lugar y luego resultara cuarta en la contienda, nos habla de que “el hecho de no haber ganado elecciones antes, me parece que es una debilidad estructural” quienes contienden.

En tal tenor, Margarita Zavala, al verse cuestionada sobre si el caso de Josefina Vázquez –que al igual que ella no habría ganado algún puesto político en elecciones- no sería espejo de su posible candidatura, evadió una respuesta y dijo “puedo ganar porque le gano a lo que representa el pasado”, que enumeró, sería el fraude, los espionajes, el clientelismo y la corrupción.

Por su parte, Guillermo Anaya, quien contendiera como gobernador al gobierno de Coahuila, a su arribo al CEN del PAN, dijo que pedirá a la Comisión Permanente de este partido que lo respalde en el proceso de impugnación que lleva a cabo contra el triunfo del priista Miguel Riquelme, y declaró que propondrá formar un frente panista, similar al que se formó con otros actores políticos en su entidad, para acompañar la impugnación.

Atajó las declaraciones vertidas por su correligionario Ernesto Cordero, quien acusó que el PAN estaría negociando la gubernatura de Coahuila en la mesa. «Estaba confundido (por el tema de las actas) pero sólo se trata de una confusión».

En tal sentido, Margarita Anaya dijo que no se debía minimizar la derrota en el Estado de México, pero se llamó “segura que ganó Guillermo Anaya” y declaró que el PAN debería estar unido en la impugnación a la elección coahuilense.

Entre los puntos de acuerdo que reportó la Comisión Permanente del PAN, mantendrá como prioridad nacional la defensa de las elecciones en Coahuila; con esta consigna, comunicó que pedirá a los gobernadores panistas impulsar el tema ante la Conferencia Nacional de Gobernadores y ante legisladores federales y locales.

Por otro lado, también buscará, tanto por la vía de instituciones nacionales como de internacionales, que se revuelva el tema de espionaje a activistas y periodistas dado a conocer en días recientes por el rotativo estadounidense The New York Times.

A la Comisión Permanente no acudió el expresidente Felipe Calderón, quien excusó motivos de trabajo y criticó a través de Twitter los tiempos en que se hizo la convocatoria.

“He solicitado insistentemente que las reuniones se convoque con antelación debida y en días no hábiles”; y continuó “reunir a la comisión en días hábiles complica asistencia de gobernadores y otros servidores públicos. Es vital que haya discusión interna”.