CIUDAD DE MÉXICO, 29 de junio, (AZCAPO NOTICIAS/CÍRCULO DIGITAL).— La diputada Ana Juana Ángeles Valencia hizo un llamado a las autoridades de CONAGUA, CAEM y al SACMEX para que generen políticas de coordinación efectivas para evitar que en esta temporada de lluvias se afecten vialidades, mobiliario urbano, edificios públicos y privados, casas habitación, vehículos particulares y de trasporte público y, sobre todo, se tomen acciones preventivas para evitar derrumbes de edificaciones dañosas.

Al respecto mencionó que existen más de 100 edificaciones antiguas en riesgo de colapso, ubicadas principalmente en el Centro Histórico y zonas aledañas, cuyos dueños, al interponer amparos evitan sean derrumbadas para evitar riesgos inminentes a los moradores y transeúntes.

Lamentó que la administración del Gobierno de la Ciudad de México (GCDMX), se haya convertido en reactiva más que proactiva porque carece de iniciativa y capacidad para anticiparse a problemas (o necesidades futuras) como las inundaciones derivadas de las torrenciales lluvias en los dos últimos días que alcanzaron los 54 milímetros por metro cuadrado cuando la capacidad del Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACMEX), es de 30 milímetros.

Tras señalar lo anterior la diputada Ángeles Valencia precisó que la suma de errores del GCDMX en materia de desarrollo urbano mantiene a los habitantes capitalinos en un constante estrés que deriva en una mala calidad de vida.

Hizo notar que tanto la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), la Comisión de Aguas del Estado de México (CAEM) y el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACMEX), presentaron severas deficiencias de coordinación para prevenir que las inundaciones alcanzaran más de un metro de altura en algunas colonias de las delegaciones Miguel Hidalgo y Azcapotzalco ante la falta de servicios eficientes, oportunos y de calidad respecto al desagüe.

En ese sentido afirmó que el diseño del Programa General de Desarrollo Urbano, instrumento para orientar el desarrollo de la ciudad y el ordenamiento territorial, debe tomar en cuenta la voluntad de la ciudadanía para la aplicación transparente de los recursos públicos disponibles, en un marco de acción coordinada entre las distintas instancias a quienes corresponde operarlo.

Destacó que las autoridades pierden de vista que también son ciudadanos y que sus familias disponen de vialidades en pésimas condiciones, que los trabajadores con quienes comparten responsabilidades tienen una pésima movilidad y servicios de agua y drenaje obsoletos.

Subrayó que si bien la sabiduría popular permitió la construcción de grandes civilizaciones, hoy el GCDMX sufre un retraso intelectual cuando asume el poder con fines personales y en beneficio de corporativos inmobiliarios que se adueñan centímetro a centímetro del territorio capitalino.

Precisó que el levantamiento de mega obras de manera voraz por grandes inmobiliarias, como centros comerciales, unidades habitacionales de lujo, ha provocado ecocidios regionales como en Cuajimalpa, Gustavo A. Madero, Miguel Hidalgo y Coyoacán, entre otras delegaciones, al talar miles de árboles, que al impulsar un desmonte sistemático de los cerros ha generado que los aluviones, derivados de las torrenciales lluvias, azolven rápidamente el deficiente servicio de drenaje.

Consideró que este un momento ideal para promover y estimular la participación de todos los agentes sociales interesados en mejorar la capacidad productiva de la Ciudad de México.