CIUDAD DE MÉXICO, 03 de julio, (MENSAJ POLÍTICO / CÍRCULO DIGITAL).- Las diputadas de morena, Ana Juana Ángeles Valencia y Olivia Gómez Garibay lamentaron que la administración del Gobierno de la Ciudad de México (GCDMX), sea más reactiva que proactiva al carecer de iniciativa y capacidad para anticiparse a problemas como las inundaciones derivadas de las torrenciales lluvias en los últimos días, las cuales alcanzaron niveles de precipitación de los 54 a 84  milímetros, es decir se 54 a 84 litros por metro cuadrado.

Durante los trabajos del Foro “Retos Hídricos de la Ciudad de México y Alternativas Sustentables para no Padecer Sed”, las diputadas de Morena precisaron que la suma de errores del GCDMX en materia de desarrollo urbano mantiene a los habitantes capitalinos en un constante estrés que deriva en una mala calidad de vida.
Previo a la inauguración del evento ambas legisladores afirmaron que tanto la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), la Comisión de Aguas del Estado de México (CAEM) y el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACMEX), son responsables de las inundaciones al evidenciar deficiencias de coordinación en la aplicación del protocolo de operación del drenaje metropolitano para prevenir los desbordamientos que alcanzaron más de un metro de altura en algunas colonias de las delegaciones Gustavo A. Madero, Miguel Hidalgo y Azcapotzalco.
Afirmaron que la negligencia de las autoridades delegacionales y del gobierno central que permiten la construcción de mega obras como centros comerciales y unidades habitacionales de lujo han inducido regionalmente a un ecocidio en Cuajimalpa, Gustavo A. Madero, Miguel Hidalgo y Coyoacán, entre otras delegaciones, al impulsar un desmonte sistemático de los cerros lo que ha generado que los aluviones, derivados de las torrenciales lluvias, azolven rápidamente el deficiente servicio de drenaje capitalino.
En su oportunidad, Daniel Salazar, presidente de la Unidad de Gestión para el Desarrollo Sustentable AC, quien alertó sobre la disminución de agua potable en la ciudad, sostuvo que la Ciudad de México vive una paradoja; mientras que la disponibilidad anual  de agua por persona se reduce a 152 metros cúbicos,  nivel muy por debajo de lo que se considera estrés hídrico ( menos de 1500 m3/persona/año) en las calles el agua pluvial se desperdicia casi íntegramente al combinarse con aguas negras y desalojarla de la Cuenca sin aprovecharla.
Durante su ponencia Daniel Salazar explicó que el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACMEX), tiene la capacidad para captar 30 litros por metro cuadrado de agua pluvial sin tener mayor problema, pero las últimas lluvias registraron precipitaciones de 54 a 84 litros por metro cuadrado, lo que colapso del el sistema de  drenaje, pudiendo ser aprovechados los excedentes en pozos de captación e infiltración de agua pluvial para recarga del acuífero o captada en inmuebles para diferentes usos secundarios.
Recomendó a los gobiernos federal, de la CDMX y del Estado de México hacer un uso racional e inteligente de los recursos acuíferos e invertir en infraestructura hidráulica de redes de agua potable y drenaje porque si bien la naturaleza nos proporciona agua a raudales, se pierde más de la mitad, misma que genera daños irreversibles al suelo y severos perjuicios a los habitantes de la megalópolis.
Hizo notar que según datos del Sacmex en el año 2025 se suministrará a la CDMX 42% menos de agua potable que en 1995, por el agotamiento acelerado de las diversas fuentes de abastecimiento, especialmente del acuífero de la Zona Metropolitana de la CDMX.
Ello sin contar los efectos devastadores por la extracción desmedida que provoca grietas, hundimientos, socavones e inundaciones, estás últimas por la deformación de los drenajes.
El especialista alertó que la Ciudad de México, como parte de la Región Hidrológica Administrativa XIII, Aguas del Valle de México,  presenta estrés hídrico al registrar sólo con152 metros cúbicos al año, por habitante, condición más grave que algunos países del norte de África.
Salazar informó, además, que la Región Aguas del Valle de México, está integrada de siete acuíferos de los cuales cuatro se encuentran sobreexplotados al extraer el doble de agua de la que se infiltra en forma natural. Según los datos de la CONAGUA se extraen 115.84 metros cúbicos por segundo, contra una recarga de 56.64 metros cúbicos por segundo, lo que ha provocado un hundimientos histórico de la CDMX que ya rebasa los 10 metros, que ha su vez ha ocasionado la pérdida de capacidad de desalojo de aguas combinadas de la Cuenca y las reiteradas inundaciones.