Opinión

*Juan Martínez Veloz

El escenario político electoral que habíamos previsto antes de 4 de junio se dio. Triunfos “muy sufridos de PRI” en Estado de México y Coahuila, sin mayorías muy claras (arriba del 5% de los votos entre el primero y segundo lugar) para evitar dudas y la posibilidad de aplicar la “Nulidad Electoral de Principios o Nulidad Abstracta” que prevén algunas legislaciones electorales locales.

 

Un gobierno tiene problemas de gobernabilidad (capacidad de tomar decisiones) cuando:

 

  1. El candidato triunfador (gobernador en este caso) no obtiene una mayoría muy clara (deseable que de de 5% sobre su segundo lugar);

 

  1. El candidato triunfador (gobernador) gana su elección, pero su partido pierde la mayoría absoluta en el Congreso local (Gobierno Dividido).

 

Los tribunales electorales (TE), local y federal deberán hacer su trabajo en los próximos días para “limpiar la elección” y confirmar o reprobar el trabajo de los institutos electorales locales, del Instituto Nacional Electoral (INE) y de los ciudadanos que fungieron como funcionarios de casilla el 4 de junio pasado.

 

¿Qué es lo que puede pasar en los tribunales electorales?

 

  1. El primer escenario es que los TE confirmen los cómputos y emitan Declaratoria de Validez y entrega de la Constancia de Mayoría a los gobernadores electos, aun cuando nulifiquen los cómputos en algunas casillas pero no afecten el resultado general de la elección.

 

  1. Un segundo escenario es que de los análisis que haga el TE de las Actas Electorales y la apertura de paquetes electorales (recomputos) se llegue a una conclusión de que el ganador no sea el candidato A sino el candidato B y en esta caso modifique el computo de la elección y se declare ganador al candidato B, a segundo lugar; es difícil pero puede suceder.

 

  1. Un tercer escenario es que el TE determine la existencia de alguna o algunas de las causales del nulidad que establece la ley electoral y se llegue a la conclusión de que la elección debe nulificarse y realizarse nuevas elecciones extraordinarias en un plazo determinado (junio de 2018 por ejemplo).

 

INDEPENDIENTEMENTE DE LO QUE RESUELVAN LOS TE CREEMOS QUE UN BUEN ASESOR ELECTORAL Y POLÍTICO LE DIRÍA A LOS GOBERNADORES ELECTOS DE COAHUILA Y EDOMEX;

 

“EL ESCENARIO ESTÁ MUY CERRADO (Y TRABADO), HAY QUE NEGOCIAR CON LOS OPOSITORES (MORENA EN EL ESTADO DE MÉXICO Y EL PAN E INDEPENDIENTES EN COAHUILA)”.

 

“TENDER PUENTES” CON LAS OPOSICIONES SE IMPONE PARA DE LLEGAR A UN ACUERDO DE GOBERNABILIDAD DE LARGO PLAZO, QUE IMPLIQUE UNA AGENDA LEGISLATIVA Y DE TRABAJO COMPARTIDA ENTRE EL PRI Y LAS OPOSICIONES Y MEJORE SUSTANCIALMENTE LA CALIDAD DE LOS PROCESOS ELECTORALES EN LOS PROXIMOS AÑOS.

 

Una muestra de buena fe seria que una propuesta de dialogo se planteara por los partidos y candidatos hasta hoy ganadores antes de la resolución de los TE, aunque se concretara hasta después de la toma de protesta del nuevo gobernador.

 

Este camino es el mejor para México y los estados que tuvieron elección, pues porque aunque las oposiciones en Coahuila y Estado de México lograran obtener la Nulidad de la Elección, nada garantiza que “ganarían “en la nueva elección extraordinaria. Más bien los ejemplos de Tabasco 2002 y Colima 2015 son en sentido inverso, es decir, el PRI volvió a ganar en las nuevas elecciones extraordinarias de gobernador.

 

Los ciudadanos estamos claros que hemos avanzado electoralmente a partir de 1987, pero siguen existiendo muchos desafíos que ameritan reformas electorales como las elecciones primarias obligatorias en los partidos, la segunda vuelta electoral para mejorar las coaliciones y la gobernabilidad, el voto auténticamente obligatorio, la aplicación real de las leyes de participación ciudadana que existen en los estados pero que son “letra muerta”, por tan solo citar algunos temas.

 

Hay que buscar esos puentes naturales con los partidos opositores, será difícil por el momento con los candidatos perdedores directamente, pero puede ser indirectamente a través de personalidades que tienen “liderazgo moral” en las oposiciones.

 

Algunas personalidades para construir ese dialogo con las oposiciones podrían ser “de manera ejemplificativa” en Coahuila; Jorge Zermeño, líder histórico del PAN en la Laguna, Lenin Pérez de la UDC de Acuña; Javier Guerrero, candidato independiente de San Pedro de las Colonias.

 

En el caso del Estado de México habría que buscar personalidades que el Lic. Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y su candidata Delfina Gómez escuchen como el Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, Martí Batres, María de los Ángeles Moreno (PRI), por solo mencionar algunos nombres.

 

AMLO por su experiencia como Jefe de Gobierno de la Ciudad de México (2000-2006) entiende bien los problemas de gobernabilidad de un Poder Ejecutivo sin mayoría en el parlamento (Asamblea Legislativa).

 

Su primera etapa como Jefe de Gobierno 2000-2003 fue difícil por no tener el PRD (su partido en ese momento) una mayoría absoluta en la Asamblea Legislativa. En esta etapa el PRI (la fracción legislativa en la ALDF) favoreció con la gobernabilidad de la Ciudad de México ayudando a que las cosas importantes para la Ciudad de México caminaran.

 

juanmartinez_veloz@yahoo.com