CIUDAD DE MÉXICO, 06 de julio, (CDMX MAGACÍN / CÍRCULO DIGITAL).- Durante las obras de remozamiento de la Plaza de la Constitución, el INAH registró el hallazgo de una plataforma de hace 174 años que sería la base, o zócalo, de un monumento que nunca se construyó y que le dio, por costumbre popular, su nombre al Zócalo.

La Dirección de Salvamento Arqueológico aseguró en un comunicado que se trata del basamento donde en 1843 debió erigirse, por instrucciones de Antonio López de Santa Anna, un monumento en honor a la Independencia que quedó en proyecto.

Se trata de una planta circular de 8 metros de diámetro por 28 centímetros de alto, rodeada por un patio circular de 3 metros de ancho donde se instalaría una balaustrada, y es posible que contara con accesos hacia los cuatro puntos cardinales.

El basamento se hallaba a 50 centímetros de la superficie de la plancha.

“La plataforma está construida con un núcleo de mampostería y paramento de bloques de basalto de diferentes dimensiones; el piso del patio consta de lajas, mientras que la banqueta está conformada por grandes bloques de basalto, riolita y andesita”, apuntó el arqueólogo Alejandro Meraz.