CIUDAD DE MÉXICO, 31 de julio, (FRANCISCO MONTAÑO/CÍRCULO DIGITAL).--En los lineamientos de negociación del Tratado de Libre Comercio para América del Norte que ha mostrado Estados Unidos se perciben tópicos de negociación en los que centrarán sus energías los negociadores de Estados Unidos y, en consecuencia, parecen los puntos de riesgo para México en dicha renegociación, advirtió la coordinadora del PRD en el Senado, Dolores Padierna.

En su posicionamiento, la preocupación de la bancada perredista se centra en que la renegociación se dará entre un gobierno norteamericano que busca el proteccionismo en Estados Unidos y la liberalización en México y un gobierno mexicano que no ha trabajado en políticas industriales y agrarias mexicanas, y que estará encantado de liberalizar a México.

En la parte sustantiva, un tema preocupante es el energético, se propone la “autosuficiencia norteamericana”, lo que implica la dependencia mexicana, pues para lograrla se está implementando una política que obliga a México a exportar su crudo e importar productos procesados como petroquímicos refinados y gas natural.

Se habla también de buscar la compatibilidad regulatoria,  cuando de lo que se trata es de imponer a México los estándares regulatorios aplicables en Estados Unidos, el gran peligro es que en muchos casos los estándares regulatorios son producto del cabildeo de las industrias en los Estados Unidos que los utilizan para imponer proteccionismo y altas barreras de entrada en beneficio de las grandes industrias.

Se habla de fortalecer las reglas en materia de protección de la propiedad intelectual, aquí hay que tener cuidado en el uso de las reglas de  propiedad intelectual para la protección de industrias específicas como la farmacéutica contra aspectos como la producción de medicamentos genéricos.

En inversiones, se habla de tener para los inversionistas norteamericanos derechos de protección, mientras que se asegure que los inversionistas extranjeros no tengan mayores derechos sustantivos que los inversionistas locales.

En aspectos laborales, se habla de introducir los aspectos  al Tratado de Libre Comercio y someterlos a los mismos mecanismos de resolución de conflictos que el resto del tratado, lo cual preocupa porque México no está acostumbrado a defender a los trabajadores.

En política monetaria, se establece como objetivo introducir reglas para evitar la manipulación monetaria con el fin de obtener ventajas competitivas. Esto es alarmante y muy preocupante, pues atenta contra la soberanía monetaria de nuestro país.

En resolución de disputas se habla de la eliminación del capítulo 19, que ha llevado a que Estados Unidos propondrá la eliminación del Sistema de Arbitraje de Inversión para que las disputas se resuelvan en las cortes de Estados Unidos. Y  Estados Unidos buscará eliminar el arbitraje de inversión y quizá proponga la adopción por los países firmantes para remitir las disputas a que las resuelva el Banco Mundial; esto no sería para nada conveniente para México.

¿Cuáles son los objetivos de México?, quizá lo más preocupante es que ya conocemos los objetivos de Estados Unidos, pero no los de México, creemos que se debe a que México no tiene claros sus objetivos en la renegociación, pues no ha trabajado en políticas industriales y agrarias que definan dichos objetivos.

México debería de buscar espacios  regulatorios que le permitan implementar políticas industriales, que lo llevan a manufacturas de mayor valor agregado y políticas  agrarias que permitan reconstruir nuestro sector agropecuario.

México debería también eliminar los instrumentos del tratado que acotan su capacidad regulatoria como el concepto de expropiación indirecta, nada de esto vemos en los objetivos del gobierno mexicano.