Tras la puerta del poder

 

*Roberto Vizcaíno

Así como nada en política es casual, tampoco nada en política es explícito.

Y, cierto, el presidente Enrique Peña Nieto no dio el sábado pasado el nombre de quien es su candidato a sucederlo…pero sí definió el perfil de quien es ya su elegido.

Y este es el de un político, no de un economista.

Una frase suelta hacia la parte final de su largo discurso en la clausura de la 22 Asamblea Nacional del PRI, frase y luego explicación del contexto en que se moverá su delfín durante la próxima campaña electoral del 2018, desvelan a quien es ya su candidato. Juguemos pues a interpretar a Peña Nieto, con todos los riesgos que eso tiene.

El mexiquense hablaba del debilitamiento de los partidos en México y el mundo cuando dijo:

“… pero es aún más cierto que en la historia de la humanidad, ningún gran cambio positivo ha sido posible sin la política…”

Es sabido que en su soledad final, cada Presidente de México intenta ver cuáles son los retos de quien lo sucederá: si cree que son económicos, opta por uno de los aspirantes que crea esté capacitado para eso, si cree que son políticos, pues apoya al político y así se resuelve la sucesión.

Hoy Peña Nieto, en su discurso del sábado, deja en claro que cree que los retos de la siguiente Presidencia son políticos.

¿No me cree? Mire lo que dijo después de su primera fase:

“…de ahí la importancia de la actualización de nuestros estatutos que nos abre a la sociedad y nos acerca a los ciudadanos, a quienes nos debemos en todo tiempo.

“También consolidan al PRI como la mejor plataforma para que militantes y simpatizantes puedan servir a su comunidad, puedan servir a México. Los cambios que hemos aprobado, nos ponen al día, nos dan competitividad.

Con estos cambios, el PRI está el listo para lo que viene.

“La ventaja de nuestro partido sobre las otras opciones es evidente: mientras nosotros asumimos con valor y visión un mejor futuro para México, hay quienes pretenden regresarnos al pasado, le apuestan al caudillismo, a la subordinación de los aliados y a la división de los mexicanos. (No hace falta señalar que se refiere a Andrés Manuel López Obrador)

“Mientras el PRI confirma su capacidad para dar resultados, otros -por su falta de experiencia y sus conocidos fracasos de gobierno- disimulan su impericia con estridencias e incongruencias. (obvio habla del PAN)

“Mientras que nuestro partido reafirma su compromiso con las causas de México,otros han optado por abandonar sus ideales y prefieren negociar posiciones antes que defender convicciones. (Sí, eso es el PRD)

“Nuestro partido actúa con la mirada puesta en el México del mañana; con entereza y determinación abrazamos el cambio, la apertura, y con ello el futuro.

“No es el apego a dogmas y doctrinas (es decir, lo que representa AMLO) lo que define a un verdadero revolucionario, sino la capacidad para transformar la realidad,para que los más altos ideales de la humanidad cobren vigencia en nuestra sociedad.

“En esto consiste el carácter revolucionario y transformador del PRI.

“Hemos establecido los cimientos de un país más justo, más próspero y más fuerte. (con las reformas estructurales)

“La obra tiene que continuar. (Una segunda frase reveladora)

“Construir una mejor nación nunca ha sido fácil, pero esa es nuestra vocación como priístas, nuestra historia así lo acredita y demuestra. El PRI no se intimida ante los retos. El PRI es un partido audaz, valiente y resuelto.

“Debemos mantener la convicción de nuestras fortalezas y hacer valer la fortaleza de nuestras convicciones. Nuestra responsabilidad en esta coyuntura es clara: estamos llamados a defender las instituciones y a consolidar la unidad, y estabilidad de nuestro país.

“El PRI se presentará a la elección de 2018 después de haber impulsado con éxito la transformación del país. (Las reformas estructurales)

“Hemos asumido costos en el camino, costos naturales por habernos atrevido a cambiar y mejorar las cosas. Esto es precisamente lo que nos da autoridad moral para salir nuevamente a reafirmar la confianza ciudadana.

“Nuestros adversarios buscan confundir a la ciudadanía, pero los mexicanos no se dejen engañar, porque son testigos que el país gradualmente está avanzando…

“En 2018 estarán en juego distintos futuros para nuestro país:

–       Uno de progreso que ofrece el PRI y otros de franco retroceso. Los priístas estamos llamados a proteger a cuidar y defender lo que todos los mexicanos hemos construido.

–       Tenemos que dar la batalla por el futuro de México, porque México es responsabilidad de todos y esa responsabilidad inicio por preservar la unidad al interior del PRI, unidad para servir, unidad para ganar, cerrar filas dentro de nuestro partido, es cerrar filas a favor de México.

–       Cómo soldados de la patria, los priistas debemos salvaguardar el proyecto de país. Vamos a una batalla decisiva por México, vamos a la batalla por un futuro que asegure bienestar y oportunidades para todas y todos los mexicanos.

–       Vamos a la batalla con el orgullo de llevar en el emblema de nuestro partido los colores de nuestra bandera y, sobre todo, vamos a la batalla con la seguridad de que México gana cuando gana el PRI, demos todo por México siempre por México”.

En la parte inicial de su mensaje destacó la promoción y aprobación de las 11 grandes  reformas estructurales, a las cuales coloca como la base de la gran transformación de México, esas que nadie se había atrevido a realizar hasta que él llegó a la Presidencia.

En todo esto el perfil del candidato advierte a un aspirante polìtico, de gran nivel, y ese sólo es uno en el conjunto priísta: Miguel Ángel Osorio Chong.

En diciembre-enero sabremos si fue cierto este análisis. ¿Usted qué apina?

LOS OTROS MENSAJES

La realización de un evento con más de 15 mil asistentes de todo el país deja en claro que Peña Nieto domina a un PRI plural y nacional, que va a ser su frente de ataque.

Las unidad mostrada advierte además, a quienes lo dudan, que el PRI sí puede triunfar en 2018.

Lo demás son las reformas alcanzadas en la 22 Asamblea que dejan a un nuevo PRI.

1)    Permitir las candidaturas para ciudadanos externos en todos los niveles.

2)    Eliminar el requisito de 10 años de militancia para ser candidato a la Presidencia de la República.

3)    Se modificó la integración de la Comisión Política Permanente para que ya no sea presidida por el Presidente de la República, cuando el Presidente sea de extracción priísta.

4)    Y se prohibió que los senadores y diputados plurinominales puedan lograr igual cargo en forma consecutiva. Si quieren otra candidatura, deberán contender dentro de una candidatura por mayoría.

5)    Crear instrumentos para prevenir, investigar, sancionar y vigilar conductas indebidas.

6)    6 ejes de acción: gobernabilidad democrática y ciudadanía efectiva; educación de calidad; economía abierta; México sin pobreza y con prosperidad; sistema de justicia abierto; y México abierto al mundo.

7)    Se reivindicó que el PRI confía en las alianzas electorales, siempre y cuando se realicen entre partidos con afinidades políticas. Urgió a que el PRI rechace y combata la corrupción, así como la impunidad.

8)    Aprobó promover la segunda vuelta electoral, la revocación de mandato, retirar el fuero constitucional, y aprobar los gobiernos de coalición.

Claro, hay quienes seguramente van a seguir diciendo que todo esto es puro cuento y que el PRI no tiene más destino que su desaparición. Desgraciadamente para quienes dicen esto, es que las percepciones no definen la realidad de la política.

.rvizcainoa@gmail.com / Twitter: @_RVizcaino / Facebook /https://www.facebook.com/rvizcainoa