Estado de México 28 agosto (Periódico Palacio / Círculo Digital).-La lectura «nos obsequia el placer de imaginar otros mundos posibles, enriqueciendo nuestra experiencia de seres libres, reflexivos y comprensivos; leer nos permite aprender, pensar y sentir de manera amplia», afirmó el rector de la Universidad Autónoma del Estado de México, Alfredo Barrera Baca, durante la inauguración de la edición 2017 de la Feria Internacional del Libro Estado de México.

Al respecto, Marina Núñez Bespalova sostuvo que la FILEM tiene un «potencial enorme y gran recepción y, en su corta vida, crece y nos habla de un interés importante  el país se desarrollan 154 ferias de libro. «Todas estas ferias son esfuerzos coordinados entre diversos ámbitos, que han creído que fortalecer la industria editorial no es posible si no se hace una labor conjunta de fomento a la lectura».

El secretario de Cultura mexiquense,  Eduardo Gasca Pliego aseveró que la FILEM se constituye como una estrategia para fomentar el desarrollo personal y la cultura, pero también «para combatir conductas negativas, promoviendo el ejercicio de prácticas que nos hacen crecer y enriquecer el espíritu humano».

Gasca Pliego manifestó que la FILEM es la «gran enemiga de la ignorancia y aliada de la libertad, que sólo se consigue a través de la lectura y da como resultado mexicanos mejor preparados y más cerca de la cultura».

Al recibir el reconocimiento FILEM 2017, el escritor Vicente Quirarte aseguró que el lector es el responsable de la supervivencia del libro. «Es a él a quién está consagrada esta Feria».

En el marco de este evento, también se entregó el Premio Internacional de Poesía «Gilberto Owen Estrada» a Esther Monserrat García García, autora del poemario Mamá es un animal negro que va de largo por las alcobas blancas, y el Premio Internacional de Narrativa «Ignacio Manuel Altamirano», a Josemaría Camacho Sevilla, por la novela Después de matar al oso pardo.