CIUDAD DE MÉXICO 30 de agosto, (ESFERA EMPRESARIAL).-Se acabaron las vacaciones. Para quienes tenemos hijos esto se traduce en menos horas de sueño, mayor atención en las tareas diarias para seguir horarios y un sinfín de actividades derivadas de este período. El no tener hijos no nos exenta de vivir el cambio de etapa: más tráfico en las calles, cambios en rutinas y, por alguna razón, mayor carga de trabajo. Sea cual sea nuestra situación, algo es claro, necesitamos más energía, mayor claridad mental y disminuir el estrés. 

Mucho se ha hablado de los efectos que el estrés provoca en nuestro organismo tales como el desgaste físico, emocional y celular. Según la Encuesta de Salud 2016[los principales problemas de salud que afectan a los mexicanos en el trabajo y que siguen siendo las causas más frecuentes de baja laboral… son: fatiga visual, dolor de espalda, malestares gastrointestinales, obesidad, agotamiento, el síndrome de fatiga crónica y el estrés”.

Ante estas circunstancias los expertos en salud, nutrición y bienestar sugieren que un cambio en nuestro estilo de vida, comenzando por la alimentación pueden ser de gran ayuda para controlar estos efectos. Incluir, por ejemplo, proteína y antioxidantes en nuestra dieta diaria puede ser un buen comienzo.

Ginseng y colágeno hidrolizado

El ginseng es una raíz que ha cobrado mucho auge en los últimos tiempos en Europa y América, aunque para el mundo oriental antiguo fue considerada como una panacea; basta revisar los textos escritos sobre este alimento en la tradición china. Hoy en día existen diversos estudios científicos que comprueban la eficiencia de este ingrediente en la mejora de la capacidad mental y la disminución de los efectos del estrés o fatiga crónicos, entre otros beneficios.

La raíz del ginseng más que un estimulante se considera por los expertos (I. Brekhman / Clínica  Mayo) como un adaptógeno, sustancias que “proporcionan nutrientes especiales que ayudan al cuerpo a alcanzar un rendimiento óptimo mental, físico y de trabajo. Por supuesto, que por sí solas estas sustancias no logran resultados si no acompañamos nuestra vida con buenos hábitos

El ginseng contiene saponinas llamados ginsenósidos, vitamina B, C y D; además de nutrientes: ácidos grasos esenciales, aminoácidos y minerales. Hay quienes aseguran que sus efectos para disminuir la fatiga crónica resultan de sus propiedades antioxidantes.

La Línea Bienestar de Duché desarrolla nuevas formulaciones que ayudan a tu organismo a alimentarse de una mejor manera. Ahora trabaja en un nuevo colágeno hidrolizado con ginseng que pronto estará disponible para preparar una rica bebida proteíca y energizante que puedes tomar fría o caliente.

Los efectos benéficos de los aminoácidos contenidos en la línea de colágeno hidrolizado de Duché se unirán con los del ginseng para darte una posibilidad de aumentar tu rendimiento físico y mental.

 

Es importante aclarar que nuestros expertos en el laboratorio de la empresa mexicana líder en grenetina trabajan bajo los más altos estándares de calidad e inocuidad, por lo que el consumo de este producto no está condicionado a períodos de tiempo y actualmente se encuentra en proceso de certificación.

Comienza un nuevo período de vida más saludable y tu cuerpo te lo agradecerá al permitirte rendir mejor y estar verdaderamente presente en cualquier momento.

Te recomendamos revisar las opciones que ofrece la meditación y las prácticas de “Atención consciente” (mindfulness), para complementar tu nuevo estilo de vida saludable y en bienestar.

Recuerda que la ingesta de estos productos no sustituye los nutrientes que se obtienen a partir de una alimentación adecuada, además de un régimen de actividad física supervisada.