Por Elvya Martínez G.

Ciudad de México, 01 de Septiembre (ELVYA MARTÍNEZ/ ESFERA EMPRESARIAL).-El nacimiento prematuro es la principal causa de muerte entre los recién nacidos (durante las primeras cuatro semanas de vida) y la segunda causa de muerte entre los niños menores de cinco años, después de la neumonía, reporta la Organización Mundial de la Salud. (OMS). Se presenta frecuentemente entre la semana 16 a 20 de gestación y si hay antecedentes de infección se presenta en la semana 12, 14 o 16 del embarazo.

Alrededor del 12 por ciento de las embarazadas presenta parto prematuro, debido a infecciones vaginales, urinarias, riñones, embarazos múltiples y a técnicas de reproducción asistida, informó el especialista en Medicina Materna Fetal del Instituto Nacional de Perinatología, (INPer), Isidro Espinosa de los Reyes, Víctor Hugo Ramírez Santos.

Se estima que cada año nacen unos 15 millones de niños prematuros en el mundo (antes de las 37 semanas de gestación). Ante ello, el INPer, implementa diversas estrategias en la atención neonatal y propone políticas, con el objetivo de reducir la morbi-mortalidad de éstos recién nacidos.

Refirió que las mujeres que tuvieron un parto prematuro, cirugía, malformación uterina o se les practicaron una extracción de tejido del cuello uterino, son propensas a presentar parto pre-término. Debido a ello, se les practica un procedimiento llamado cerclaje, el cual consiste en hacer un nudo al cuello del útero para contener al bebé hasta el final del embarazo.

Estudios realizados por el INPer indicaron que la sobrevivencia por género se da más en las niñas debido a su resistencia física, indicó el especialista. Asimismo, cuando las adolescentes encinta no reciben apoyo familiar y no tienen un seguimiento adecuado de la gestación, presentan mayor riesgo de sufrir complicaciones como pre-eclampsia, eclampsia, hipertensión y diabetes.

El especialista en Medicina Materna Fetal recomendó que en el seguimiento del embarazo se deba realizar un ultrasonido entre la semana 11 y 14, debido a que es la mejor herramienta para detectar oportunamente el parto prematuro, además de detectar malformaciones, Síndrome de Down del producto.

La OMS sugiere el aumento de las visitas obligatorias al médico que pasan de cuatro a ocho. La primera debería tener lugar en las doce primeras semanas de gestación seguida por otras en las 20, 26, 30, 34, 36,38 y 40 semanas. Actualmente, sólo el 64% de las mujeres embarazadas visita al médico al menos cuatro veces.

Aumentar la vigilancia médica evitaría considerablemente las complicaciones durante el embarazo y el parto. Además, calculan que con ocho visitas al médico podrían reducirse el número de muertes prematuras.