Ciudad de México a 03 de septiembre (CÍRCULO DIGITAL).- En familia, pareja o de manera individual, con la bolsa del mandado en mano o acompañados por sus mascotas, vecinas y vecinos de las diferentes demarcaciones acudieron este domingo a las urnas, a elegir los proyectos que consideran necesarios para sus colonias y pueblos originarios, puestos a consideración en la Consulta Ciudadana Sobre Presupuesto Participativo 2018.

A la convocatoria para depositar sus opiniones, de manera presencial, en las mesas receptoras instaladas en escuelas públicas, mercados, centros comunitarios, parques y explanadas públicas, se sumaron las Consejeras Electorales Gabriela Williams Salazar y Olga González Martínez, así como los Consejeros Electorales Pablo Lezama Barreda y Carlos González Martínez.

Tras emitir sus opiniones en las Mesas Receptoras de Opinión (MRO) de las colonias donde viven, las consejeras y los consejeros del Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM) llamaron a las y los habitantes de las diferentes demarcaciones a participar en este ejercicio de democracia directa, para decidir con sus opiniones el destino de los más de 900 millones de pesos que, en conjunto por las 16 delegaciones, conforman el Presupuesto Participativo 2018.

Enfatizaron que este instrumento de Participación Ciudadana es la oportunidad para que las y los capitalinos mejoren el entorno donde viven, mediante la ejecución proyectos impulsados por sus propias vecinas y vecinos, de ahí la relevancia de la jornada consultiva.

Las y los consejeros también aprovecharon para recordar que paralelamente fueron instaladas Mesas Receptoras de Expresión (MRE), a través de las cuales se lleva a cabo la Consulta para Niñas, Niños y Adolescentes 2017, donde menores de edad manifiestan, por escrito y dibujos, cuáles son las necesidades de sus colonias.

La convocatoria fue bien recibida por adultos y menores, lo cual se reflejó en las MRO, MRE y urnas de ambas consultad, donde se observaron ciudadanas y ciudadanos, varios de ellos formados, emitiendo sus opiniones, en un ambiente ordenado y de respeto.

Las y los menores que participaron en la Consulta infantil fueron acompañados por sus padres a las MRE, las cuales les resultaron atractivas, luego de que vieron a las personas adultas depositar sus opiniones en las urnas.