Tras la puerta del poder

Roberto Vizcaíno

De los 4 partidos predominantes en México, al menos 3 –PAN, PRD y Morena- viven hoy crisis políticas que podrían determinar en las siguientes semanas su futuro en la contienda presidencial y el proceso electoral general de julio de 2018.
Todos, en sus respectivos escenarios, creen que sus conflictos “son manejables” y que los podrían fortalecer.Tras la puerta del pder (1)
Por su posicionamiento y prospectiva, quizá el mayor riesgo lo enfrentan hoy Andrés Manuel López Obrador y MORENA debido a la inminente salida y rompimiento de Ricardo Monreal y su grupo, para ir como candidato de un frente por la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México.
Si colocamos a Monreal frente a AMLO quizá nos lleve a la conclusión falsa de que el tamaño electoral del tabasqueño es simplemente insuperable ante lo que pudiera representar en votos el zacatecano.
El tema aquí es que no se trata de medirlos en lo que cada uno representan en votos en la Ciudad de México, sino en lo que Monreal sabe de la estructura electoral y de poder de AMLO en el país.
Monreal ha sido uno de los muy pocos realmente cercanos a AMLO durante estos últimos años en la construcción del proyecto presidencial de Andrés Manuel López Obrador.
El zacatecano respira y vive para la política igual que el tabasqueño. Son dos “animales políticos”, se conocen en sus estructuras emocionales y personales, políticas, de poder.
Y AMLO ya no tiene tiempo para reconstruirse y salirse del radar de Monreal.
Ahí es donde el delegado de la Cuauhtémoc le puede hacer un daño irreparable a AMLO si logra una alianza con el Gobierno, con el PRI, con el PAN o el PRD, quienes seguro ya le han lanzado apetecibles anzuelos para ir juntos contra el tabasqueño.
Hoy Monreal tiene ante sí una ancha avenida de posibilidades para construir una candidatura presidencial para el 2024.
AMLO en cambio vive su última oportunidad, con prácticamente todo en contra. Bueno, hasta con el abierto rechazo del Gobierno de Donald Trump y quizá la mayoría de los europeos. Con lo que ello signifique.
De lo interno, ni para qué meternos. La suma simple de opositores a su llegada a la silla presidencial, es enorme y pesadísisíma en recursos insospechados y dinero.
Frente a eso es ridículo mostrar la adhesión de doña Ifigenia, de la Padierna y René el de las ligas, y de algunos actores de medio pelo y algunos empresarios de medianos a pequeños. Eso sirve para jalar alguna prensa ingenua. Nada más.
No, el verdadero riesgo de AMLO y MORENA es Monreal. Ya lo veremos.
EL PAN
En el listado de los partidos con crisis política le sigue el escandaloso y reciclado enfrentamiento interno entre calderonistas y anayistas en el PAN.
Una crisis que desde que Felipe Calderón salió de Los Pinos en diciembre de 2012 revive cíclicamente en el blanquiazul y que se refleja en los medios y en el Senado.
Hoy además esa crisis interna tiene su episodio legislativo, con confrontaciones y amagos tanto en el Senado de la República como en San Lázaro.
En lo interno la crisis panista tiene un nombre: Felipe Calderón. Y este personaje se manifiesta en la campaña que desde fines del año pasado realiza su esposa Margarita Zavala para alcanzar la candidatura del PAN a la Presidencia de la República o para construir una candidatura independiente que jale el voto panista.
Del otro lado está Ricardo Anaya, el llamado joven maravilla, quien fue impulsado por Gustavo Madero –enemigo real de Calderón y los calderonistas- primero como presidente sustituto en el PAN, y luego como líder nacional, sólo para en el segundo siguiente traicionar al chihuahuense y mandarlo al bote de la basura del partido.
Anaya, perseguido por el escándalo de la corrupción y el enriquecimiento inexplicable, ha logrado colocarse como candidato presidencial del PAN posición que mantiene contra los riesgos de una ruptura inminente en el blanquiazul.
En los últimos 5 días Anaya vio como le resurgía un conflicto interno desde el Senado, cuando la fracción del PRI comandada por Emilio Gamboa le rechazó a 2 propuestas para la presidencia de la mesa y por el contrario se lo madrugaron con el nombramiento de Ernesto Cordero como nuevo presidente de la Cámara Alta.
Anaya no puede perdonarle tal ofensa a Gamboa. Y es que Cordero no sólo fue titular de Sedesol y de Hacienda en la administración de Calderón, sino que fue su precandidato a la Presidencia de la República y su candidato a dirigir el PAN.
Por su curriculum Escudero es simplemente insoportable para Anaya, al que le falta todo lo que el ahora presidente del Senado tiene.
Esta tarde está citada la Comisión Permanente del PAN para expulsar a Cordero y a los senadores Javier Lozano, Roberto Gil Zuarth, Salvador Vega Casillas y Jorge Luis Lavalle.
Si eso ocurre, entonces sería el inicio de un largo proceso porque seguro los expulsados se irían al Tribunal Electoral y sus reclamos llenarían las páginas y los espacios de los medios.
Y hay que recordar dos cosas:
A los militantes panistas no les gustan los escándalos.Y los 5 senadores son apenas parte de una veintena de legisladores calderonistas entre quienes están además: Luisa María Calderón Hinojosa, Gabriela Cuevas, Mariana Gómez del Campo, Raúl Gracia Guzmán, Héctor Larios, Sonia Mendoza, María del Pilar Ortega, Octavio Pedroza Gaytán y Juan Carlos Romero Hicks.Y quizá un poco más de la mitad de los 12 gobernadores del PAN, son de esta misma extracción y grupo.
Luego entonces no será tan fácil ni sencillo expulsar a Cordero y su grupo.
De hacerlo, Anaya estaría dinamitando desde hoy su posible candidatura presidencial por la que tanto ha luchado.
LA GUERRA
En el otro frente abierto por Anaya se encuentran nada más uy nada menos que el PRI y el presidente Enrique Peña Nieto.
En medio de todo eso están las cámaras de Senadores y de Diputados, hoy empantanadas por las acciones de Anaya.
Y como temas de la discordia la necesidad de sacar adelante la Ley de Seguridad Interior reclamada por el Ejército y la Marina, la Reforma de Mando Único, los presupuestos de Ingresos y Egresos, y los nombramientos del nuevo Director de Banco de México, de 12 magistrados de Justicia Administrativa y el polémico nombramiento del Fiscal General de la Nación.
¿En serio Anaya está decidido a que todo eso le estalle en la cara?
EL PRD
Hablar de la crisis interna del PRD es ya hasta aburrido. Al sol azteca se le adelgaza cada vez más la estructura al grado de que como el cuento de los elefantitos pues ya sólo le quedan dos corrientes o tribus realmente importantes: la de los Chuchos y la de ADN de Bautista.
Los que se fueron el fin de semana con AMLO sólo cumplieron con un trámite ya previsto desde hace meses.
De cualquier forma, a decir de Jesús Zambrano, lo que queda en el PRD da para obtener no sólo la ratificación del registro del PRD en el proceso de 2018, sino una representación legislativa y de poder importante.
Juegan a obtener entre el 11 y el 16% del voto.
Lo suficiente para partir a un trabajo de reconstrucción de la izquierda, la que representa aún y a pesar de todo este partido, afirma.
En fin, que en cada caso el conflicto y los alcances están planteados. Lo que ocurra no será sorpresa.
.rvizcainoa@gmail.com / Twitter: @_Vizcaino / Facebook / https://www.facebook.com/rvizcainoa