Ciudad de México a 06 de septiembre (CDMX MAGACÍN).-México está en una situación de desventaja en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) porque fue obligado a sentarse en las mesas de trabajo con Canadá y Estados Unidos, y no partió de una propuesta del Gobierno Federal, aseguró el diputado Vidal Llerenas Morales.

“Esto de negociar el TLC es un eufemismo, En realidad estamos sentados en la mesa porque alguien nos obliga y está en una posición de poder mayor que nosotros”, criticó el también integrante de la Comisión de Economía.

Lo anterior ocurrió durante la Décimo Séptima Reunión Ordinaria de dicha Comisión, que se realizó este miércoles y a la que acudió como invitado especial Jaime Zabludovsky Kuper, diplomático y actual presidente del Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo.

Ahí, el legislador federal del Grupo Parlamentario de Morena puso en entredicho que las autoridades mexicanas designadas para modernizar el TLCAN optaran por acelerar la estrategia y los tiempos de diálogos, ya que acuden a las rondas de trabajo con una clara ventaja del gobierno del Presidente Donald Trump.

Asimismo, cuestionó si a nuestro país le convendría retrasar, por el mayor lapso posible, la renegociación y aprovechar las contradicciones internas que se avivan en el Gobierno de Estados Unidos. Esta medida, agregó, permitiría a los negociadores mexicanos fortalecer mecanismos y argumentos ante sus homólogos canadienses y estadunidenses.

Llerenas Morales insistió en que el Ejecutivo Federal está obligado a analizar si existen posibilidades reales de alcanzar acuerdos favorables para México, debido a que sus representantes acuden a la renegociación del TLCAN sin una verdadera preparación.

Subrayó que además el Gobierno Federal carece de los consensos necesarios por parte de los agentes económicos mexicanos y tampoco consultó a la ciudadanía, por lo que se desconocen los intereses prioritarios para la sociedad.

El diputado federal por la Ciudad de México aseguró que las acciones y omisiones en la modernización del TLCAN dan la impresión de que el Gobierno Federal no está dispuesto a generar mecanismos que permitan incrementar el salario mínimo, en beneficio de millones de mexicanos.

“México va a perder competitividad si cede a que dentro del Tratado haya mecanismos para fortalecer la instalación”, concluyó.