Ciudad de México a 25 de Octubre de 2017 (CÍRCULO DIGITAL). –Una vez más la Ciudad de México se pone a la vanguardia en materia de los derechos de las mujeres, aseguró Mauricio Toledo, presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública en la ALDF, luego de que se publicara este martes 24 de octubre en la Gaceta Oficial de la Ciudad de México la reforma al artículo 58 del Código Civil del Distrito Federal a efecto de que las parejas elijan, de común acuerdo, el orden de los apellidos al momento de registrarlos.

«Hoy se da un paso más hacia la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, adecuando el Código Civil que, previo a esta publicación en la Gaceta, limitaba uno de los derechos civiles de las mujeres relacionado con sus hijos al no poder decidir el orden de los apellidos al momento de emitirse el acta de nacimiento en el Registro Civil; no obstante, con su publicación no sólo se empodera al género femenino, sino que se elimina un acto machista que heredamos desde la época de la Colonia», aseguró Toledo.

El legislador y promovente de esta reforma que ya se encuentra explícita en la ley, envió una felicitación a compañeros y autoridades que hicieron posible su aprobación y publicación.

“La Ciudad de México se ha caracterizado por ampliar el marco de derechos y libertades, así como por modificar patrones socioculturales de conducta de hombres y mujeres, con miras a alcanzar la eliminación de prejuicios, prácticas tradicionales y de cualquier otra índole que estén basados en la idea de inferioridad o superioridad de cualquiera de los sexos; no obstante, este avance no habría sido posible sin la intervención del jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, y de los diputados de la Asamblea que apoyaron y aprobaron la iniciativa, por lo que les envío una felicitación y hago un reconocimiento a su importante participación”, puntualizó.

El nombre y apellido es un derecho reconocido por organismos internacionales y por la Constitución Política, además de ser la forma habitual que se utiliza para identificar e individualizar a las personas.

El estado de Yucatán inició, en el año de 2013, las reformas a su Código de Familia donde se establece que “Cuando ambos progenitores acudan ante el Oficial del Registro Civil a registrar a un hijo o hija pueden escoger, de común acuerdo, el orden en que se colocarán los apellidos de su hijo o hija”.

Posteriormente, a principios del primer semestre de 2016, y a iniciativa del Gobernador del Estado de México, se reformó el Código Civil en ese mismo sentido. A la lista de entidades que han hecho reformas legislativas en favor de la igualdad entre los padres para establecer de común acuerdo el orden de los apellidos se encuentra el Estado de Morelos, que en marzo del mismo año modificó su Código Familiar.

“Si bien en la Ciudad de México en materia de género, las reformas jurídicas que se han realizado son de vanguardia nacional e internacional, el trecho por avanzar es aún importante. Este es el caso del derecho humano al nombre. Hasta antes de la publicación en la Gaceta Oficial de la reforma que propuse este derecho no estaba regido conforme al principio de autonomía de la voluntad de las partes, pues se mantenía la prevalencia del apellido del hombre por sobre el de la mujer, y ahora es vigente en favor de la igualdad de género”, concluyó Toledo.