Ciudad de México a 25 de Octubre (CÍRCULO DIGITAL).-El mejor del resto, es el puesto de la discordia entre el mexica- no Sergio Pérez y el francés Esteban Ocon, su coequipero en Force India, escudería que ha debido llamar a la cordura a ambos pilotos, pues con recursos modestos ha desarrollado sus bólidos a lo largo de la temporada de Fórmula 1, en la que se mantiene firme en el cuarto puesto de la clasificación de constructores detrás de los tres poderosos: Mercedes, ya campeón, delante de Ferrari y Red Bull.

Más allá de esta otra competencia entre los siete equipos restantes en la máxima categoría del automovilismo que Force India lidera sobre ex glorias como Williams y McLaren, la rivalidad entre Checo y Ocon ha salido de control.

El reto natural de todo piloto por ganar y ser el jefe de filas ha llevado a ambos a un manejo agresivo, a roces y riesgos sobre la pista, e incluso al mexicano a pedir al equipo que el francés le cediera el paso con la promesa de devolverle después la posición de carrera, lo que no sucedió el domingo pasado en el Gran Premio de Estados Unidos, en Austin, donde Checo no pudo alcanzar al francés y terminaron sexto y octavo.

Listo, el Hermanos Rodríguez

En su séptima temporada en la Fórmula 1, Pérez llegará al Gran Premio de México ubicado en la séptima posición en la clasificación de pilotos, con suma de 86 puntos y ventaja de 13 sobre Ocon, octavo con 73. Cualquier cosa podría suceder en las tres carreras restantes, este fin de semana en el Hermanos Rodríguez, Brasil y el cierre en Abu Dhabi, con el campeonato virtualmente en manos del británico Lewis Hamilton (Mercedes) y sus 331 unidades sobre las 265 del alemán Sebastian Vettel (Ferrari).

Pérez, al volante en el progreso de Force India desde que la escudería alcanzó en 2016 el cuarto puesto que ahora defiende, quiere refrendar también el séptimo lugar en la clasificación de pilotos, su mejor resultado en la F1.

Este año el jalisciense es de nuevo el mejor del resto en el máximo circuito, pero sostener esa jerarquía se le ha complicado a lo largo de las 17 fechas celebradas ante la competencia que le ha planteado Ocon sobre la pista, con embates, de los que ninguno ha resultado sancionado, pero lo cierto es que el francés, quien corre su primera campaña completa en F1 tras debutar el año anterior nueve fechas con MRT Mercedes, ha recortado distancias y pisa los talones al mexicano, a quien lo ha superado en las recientes carreras desde la calificación.

La guerra quedó declarada en la séptima fecha, en el Gran Premio de Canadá, el 11 de junio en Montreal, donde Pérez tuvo que defender su posición luego de que Ocon lo habría atacado, empoderado en ese momento con neumáticos en mejor estado cuando el mexicano peleaba el tercer puesto con el australiano Daniel Ricciardo (Red Bull) y después cuando negociaba el cuarto con Vettel. Sin embargo, Checo terminó quinto, uno por delante del galo, como ha sucedido la mayor parte de la temporada.

El mayor enfrentamiento fue dos semanas después, el 25 de julio en el Gran Premio de Azerbayán, donde Pérez abandonó luego de ser chocado por Ocon y más tarde por una pieza rota de su monoplaza, con lo que el mexicano terminó su racha continua de 37 carreras consecutivas terminadas.

En aquella carrera, Checo largó sexto y en la arrancada ganó tres posiciones para colocarse tercero en la carrera, en una arrancada perfecta y beneficiado por el contacto entre los finlandeses Valtteri Bottas (Mercedes) y Kimi Raikkonen (Ferrari).

Checo se mantuvo en zona de podio, primero libró un ataque del holandés Max Verstappen (Red Bull), y negociaba el segundo lugar con Vettel por la vuelta 17 cuando surgió una bandera roja por desprendimiento de partes del Ferrari de Raikkonen. Al reinicio de la carrera, por el giro 20, Ocon quiso aprovechar el rebase del brasileño Felipe Massa (Williams), pero en torpe movimiento acabó por prensar al mexicano contra el muro, y aunque éste logró el retorno a la carrera con dos vueltas perdidas, el equipo lo retiró por una fractura en el asiento.

No más riesgos

Tras aquel incidente, que impidió un podio, y en opinión de Checo, su primera victoria en Fórmula 1, Force India conminó a sus pilotos a competir en favor del equipo. El mexicano buscó un acuerdo con el francés, ambos se comprometieron a no correr más riesgos en altas velocidades, pero lo cierto es que la rivalidad continúa.

Conforme transcurrió el campeonato, Pérez ha visto a Ocón cada vez más cerca en su retrovisor, quien terminó por superarlo y cruzar por delante en las metas de Mónaco, Gran Bretaña, Italia, Japón y Estados Unidos.

En el Campeonato Mundial de Constructores, la escudería india-británica está afianzada en el cuarto escaño con 71 puntos, cuando su inmediato perseguidor, el Toro Rosso, suma 29 unidades, prácticamente inalcanzables para el resto, lo que de forma implícita abre aún más el pleito personal entre el mexicano y el francés, ambos firmados para 2018.

Por lo pronto, no aparecerán juntos en la presentación del equipo previa al Gran Premio, programada este día en la sede de patrocinador principal de Checo Pérez y Force India, quien hace un año estuvo acompañado de su coequipero, el alemán Nico Hulkenberg, ahora volante en Renault.

Los pilotos inician diversas actividades por la ciudad mientras los equipos, totalmente instalados en el Hermanos Rodríguez, desplieguan la tegnología en los garages en el armado de los bólidos.

El Gran Premio de México iniciará este viernes con los primeros ensayos libres a las 10 horas, y durante el fin de semana tendrá tres categorías de soporte; la Porsche Mobile 1 Supercup, con 25 años de historia y participantes de 18 países, que celebra la última carrera del campeonato 2017; la Masters Historic Racing, de autos históricos de Formula 1 de los años 70 hasta mediados de los 80, una exhibición de antaño con sus estruendosos motores. En México destacará la participación de autos manejados por James Hunt, Mario Andretti y Graham Hill.

Y finalmente la Formula 4, categoría que sirve como plataforma y escenario para lucir el talento de pilotos en desarrollo.

 

Con Información de la Jornada