·      Es necesario contar con indicadores para tener una visión más clara de la situación de nuestra infancia

Ciudad de México a 19 de Diciembre (CÍRCULO DIGITAL).-Pese a los importantes avances en materia legislativa para proteger y garantizar los derechos de la infancia, las cifras muestran que una gran parte todavía de esta población no puede ejercerlos, particularmente el sector indígena, advirtió la senadora Lorena Cuéllar Cisneros.

En ese sentido, propuso modificar la Ley General de Desarrollo Social con el propósito de que el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), pueda dar indicadores para sepamos que realmente se les está cumpliendo a nuestras niñas y niños en México en cuanto a sus derechos de la infancia.

Al fundamentar su propuesta, la senadora apuntó que cuando se invierte en la infancia como parte del proceso de desarrollo, se alcanza una comprensión más plena de la importancia de una política de estas características para el establecimiento de un Estado de derecho y de derechos.

“En contraste, al omitir estas acciones quedamos con una visión limitada de la calidad de vida y la manera cómo impactan las políticas sectoriales dirigidas desde luego a nuestras niñas y nuestros niños de México, por eso es una grave preocupación que debemos tomar en cuenta en este Senado de la República”, dijo.

La legisladora del PT-Morena expresó que de acuerdo con el INEGI, una de cada cuatro personas indígenas está completamente excluidas del acceso a educación, cifra que es diez veces más alta que la registrada a nivel general.

Además, el 28 por ciento de la población de entre 5 a 19 años es analfabeta, en tanto que a nivel nacional ese grupo representa el 9 por ciento.

Sin embargo, esta situación no se ve reflejada sectorialmente cuando son presentadas las cifras oficiales de manera global.

“Ahí no nos damos cuenta realmente quiénes son los que están atendidos y quiénes no. Y nuestros niños indígenas, hoy por hoy, no son atendidos al cien por ciento como muchos también de nuestros niños que presentan enfermedades y que hoy también están rezagados”, aseveró.

Lorena Cuéllar subrayó que estas cifras no se contemplan en las mediciones que se realizan el CONEVAL, por lo que es necesario fortalecer estos indicadores para tener una visión más clara de la situación de la infancia en términos del cumplimiento de sus derechos.

“Esto es imperativo si consideramos que en dos años cumpliremos tres décadas de haber suscrito la Convención de los Derechos del Niño, en consecuencia debemos actuar sumando esfuerzos para  poder llegar en condiciones de rendir las mejores cuentas a nuestras niñas y niños en México”, destacó.