Ciudad de México a 28 de Diciembre (MENSAJE POLÍTICO/CÍRCULO DIGITAL).-A pesar de que las personas que venden productos por catálogo generan significativas ganancias a transnacionales como Avon, Mary Kay, Fuller Cosmetics y Herbalife, que superan los 65 mil millones de pesos anuales, las primeras carecen de derechos laborales, no tienen seguro social ni reciben un salario fijo y aguinaldo. De ahí la necesidad de reformar la Ley Federal del Trabajo para reconocer y regular esta actividad económica, propuso la diputada María Chávez García.

En entrevista, informó que el pasado 23 de noviembre presentó ante el pleno de la Cámara de Diputados una iniciativa que adiciona el Artículo 285 del citado ordenamiento, con la finalidad de acabar con la inestabilidad laboral que representa la venta por catálogo para miles de mexicanos, en su mayoría mujeres, y que sean respetados sus derechos.

“Mi propuesta busca que quienes dependen económicamente de la venta por catálogo puedan gozar de estabilidad laboral, posibilidades de ascenso, cobertura médica y, por supuesto, las prestaciones que brinda un empleo de tiempo completo”, indicó.

La integrante de la Comisión de Competitividad aseguró que este tipo de empleos, contrario a lo que promueven, no permiten una verdadera independencia, ya que están organizados en redes de ventas de manera piramidal, donde las relaciones sociales juegan un papel indispensable.

Agregó que empresas como Jafra, Oriflame o Natura, igual que las otras mencionadas, no pagan sueldos al personal necesario para vender sus productos y todas las prestaciones que ello implicaría.

Chávez García dijo que al momento de ingresar a ese tipo de compañías, los vendedores están sometidos a múltiples constricciones y lineamientos por parte de la firma, respecto a tiempos, modalidades y costos.

“Las empresas determinan las fechas en las que las vendedoras deben ingresar los pedidos y pagarlos; fijan los precios y descuentos de los productos y la duración de las campañas; asignan el porcentaje de ganancias de las vendedoras y los niveles de venta”, recalcó.

La legisladora federal de Morena precisó que las personas que se dedican a la venta por catálogo no tienen un trabajo permanente y, por lo tanto, pocas posibilidades de ascenso. Además, apuntó, cuando reciben capacitación o entrenamiento éstos se alargan y no tienen derecho a ningún pago.

La Mesa Directiva de la Cámara de Diputados turnó dicha iniciativa a la Comisión de Trabajo y Previsión Social para su dictamen.