+El también comentarista fue presentado como nuevo director deportivo de Cruz Azul

+Además de buscar el título, dijo que estabilizará muchas cosas y tratará de que la clasificación a la liguilla sea una costumbre permanente

+Pedro Caixinha determina la salida del Gullit Peña

Ciudad de México, 10 de mayo (BALÓN CUADRADO).- Con más de dos décadas sin ganar un campeonato de liga Ricardo Peláez, director deportivo de Cruz Azul, prometió que buscará reinventar a La Máquina y que la extensa sequía de títulos no será una carga para él, sino todo un reto.

 

Se comprometió que, además de luchar por el ansiado título del fubol mexicano –el cual se le ha negado al conjunto cementero desde 1997– tratará de que la clasificación a la liguilla sea una costumbre permanente.

El ex jugador y también ex comentarista fue presentado por el presidente de Cruz Azul, Guillermo Álvarez Cuevas, como nuevo director deportivo. A Billy, como se le conoce en el medio futbolístico, al frente del club hace 35 años, se responsabiliza directamente de la debacle del cuadro albiceleste, considerado con América, Pumas y Chivas, los cuatro equipos más importantes del balompié nacional.

En su presentación, realizada en las instalaciones de La Noria y a la que también acudió el técnico celeste Pedro Caixinha, Peláez indicó que durante su gestión intentará “alcanzar metas altas, los objetivos no cambian, vamos a ir por todo, quiero ganar muchos títulos, pero también conseguir muchos logros deportivos.

Queremos ser campeones y que la clasificación sea una obligación constante en esta institución. No podemos seguir con estos altibajos, el equipo tiene que llegar a la liguilla como objetivo mínimo y de ahí para arriba.

Agregó que su intención en el cuadro celeste es “hacer cosas nuevas, vamos a reinventarnos un poco en algunos aspectos, sabemos perfectamente que lo que nos llevará al éxito es el trabajo, la comunicación, el compromiso, la ilusión, esos factores son fundamentales para lograr algo importante. Tenemos que crear una atmósfera distinta, un ambiente óptimo, de alegría, de trabajo, y eso nos va a ayudar mucho.

Para ser campeones hay que estabilizar muchas cosas, vamos a conocernos y a tratar de aprovechar el tiempo que hoy tenemos para hacer una buena planeación.

Manifestó además que no eludirá la escasez de títulos del cuadro cementero, e indicó que trabajará al máximo para terminar con esa racha negativa. “Lo más fácil es decir ‘no somos responsables de lo pasado’. Eran otros jugadores, directivos y entrenadores, pero cuando hay un problema hay que reconocerlo: el equipo ha carecido de títulos.

Yo no puedo venir ahora, ponerme la chamarra de Cruz Azul y decir que no formé parte de eso. Lo asumo y lo acepto, pero no lo veo como problema, sino como todo un reto, expresó.

El directivo dejó en claro que, junto con Caixinha, podrá elegir libremente a los jugadores que conformarán el plantel de cara a la próxima temporada, y que no habrá injerencia de ningún promotor, incluido Carlos Hurtado, quien, según diversas versiones, ha estado involucrado en diversos fichajes que no han tenido buenos resultados para el club.

Hasta el momento, yo no he recibido llamadas de nadie. No he visto absolutamente nada raro, más que respeto a las decisiones que estamos tomando, el entrenador y un servidor seremos los únicos que escogeremos a quienes consideremos los mejores para fortalecer al equipo, apuntó.

El momento más álgido en la vida futbolística de Peláez fue con Necaxa y América, ambos clubes, en su momento, propiedad de la poderosa empresa Televisa, además de Atlante y San Luis. 

Por eso, aclaró,  su pasado como jugador y directivo americanista no se interpondrá en su nuevo puesto laboral con La Máquina.

No le veo mayor problema. Hay que ser congruentes. Creo más en el profesionalismo que en el amor a la camiseta que muchas veces es falso. Si tú eres un profesional y trabajas en un lugar o en otro lo vas a hacer de igual o mejor manera, sostuvo.

Por su parte, Caixinha habló sobre la inminente salida de Carlos Gullit Peña: 

Nadie en el futbol mexicano le ha dado más oportunidades que yo, pero cuando tú vas en contra de las reglas, principios, valores fundamentales y disciplinarios de una institución, hay que tomar decisiones, y yo determiné que él no va a seguir con nosotros.

(Con información de La Jornada)