+Sus abogados negocian indemnización

+Jugadores y afición lo apoyan en redes sociales

No son los tratos ni las formas que este gran club representa; esto no es Chivas,

dice una carta de los jugadores

Ciudad de México, 1 de junio (Balón Cuadrado/Agencias).-Desde la  llegada de Matías Almeyda, septiembre de 2015, se advertía que no duraría mucho al frente del timón de Chivas, equipo emblemático del futbol mexicano que históricamente alinea sólo jugadores nacionales. Sobre todo por la falta de sentido común con que Jorge Vergara, dueño del equipo rayado, maneja al club desde que lo adquirió.

Y así fue.

Ni la crisis del club que levantó como tampoco los cinco títulos que dio fueron suficientes para que Almeyda continuara como director técnico del Guadalajara, que se preparaba con el argentino para el siguiente desafío: el Mundial de Clubes en Emiratos Árabes Unidos, en diciembre de este año.

En su cuenta de Instagram, el estratega argentino agradeció las muestras de afecto y apoyo. Pidió a los jugadores respetar el código Bushido, referente a la lealtad y el honor de los samuráis.

Desde temprano, el técnico informó a Espn que no seguiría al frente del timón y esperaba llegar a un acuerdo de los tres años que le faltaban en la conclusión de su contrato, pues al parecer solamente quieren pagarle 12 meses. Igual está pendiente el adeudo de las primas de los títulos conseguidos en 2017. El tema de su indemnización lo deja en manos de sus abogados y se rumora que sería aproximadamente de cinco millones de dólares.

Los roces que tuvo el Pelado Almeyda con José Luis Higuera, directivo del cuadro tapatío, eran públicos, así como los de jugadores que no estaban de acuerdo, porque no les cumplieron con los pagos por el doblete del año anterior. Las fricciones aumentaron cuando el estratega pidió reforzar el plantel y su voz no tuvo eco.

Trascendió que durante sus vacaciones en su país, Almeyda recibió una llamada en el que lo invitaron a irse del club en común acuerdo, pero se negó. Después, la directiva pidió el retorno de concentración de los jugadores para este lunes y no el 10 como inicialmente había planeado el argentino.

Almeyda llegó al cuadro rojiblanco en 2015 y lo deja con cinco coronas en siete finales, cuando las Chivas estaban al borde del precipicio del descenso.

Ganó la Copa Mx, la Supercopa Mx, y en 2017 el campeonato de Liga y Copa, el doblete. El año pasado Liga de Campeones de la Concacaf y el pase al Mundial de Clubes de Emiratos Árabes Unidos.

A la salida del Pelado, que hizo de las Chivas un equipo exitoso que no se había visto durante cuatro décadas, algunos jugadores se solidarizaron con él por medio de las redes sociales.

Un molesto Alan Pulido publicó la ingratitud de la directiva: Nunca entenderé cómo la gente puede ser así de mierda. La situación es clara en Chivas. Increíble que el proyecto más exitoso de las últimas cinco décadas vaya a terminar así….

Posteriormente en Twitter, Pulido, Edwin Hernández, Jair Pereira, Benjamín Galindo Jr., Isaac Brizuela, José Macías, Carlos Cisneros y Gael Sandoval compartieron una carta con las etiquetas #EstamosContigoMati, #QuedateMatias, #Vergonzoso, y #EstoNoesChivas.

¿Darles las gracias a quienes te regresaron la grandeza? A quienes te enseñaron valores, humildad y la unión que es lo más importante. No son los tratos ni las formas que este gran club representa; esto no es Chivas, esto no representa la gran afición y la unión que tenemos como equipo y jugadores, cuerpo técnico y afición. Debemos aprender a valorar lo que tenemos y las grandes personas que están aquí y todo lo que nos enseñaron gracias a ti. Estamos contigo y no te vamos a dejar solo.

Las voces de apoyo también se extendieron con la femenil y la afición se desbordó con elogios para Almeyda y críticas para Jorge Vergara, que fueron tendencias en Twitter.