+Anti fair play de escritorio con las revelaciones por irregularidades en el futbol mundial

+Entre ellas, violación de las reglas del Fair Play Financiero por PSG y Manchester City

+Han gastado, en cinco años, más de mil 600 millones de euros en fichajes

Ciudad de México, 5 de noviembre (BALÓN CUADRADO/agencias).- El Paris Saint-Germain y el Manchester City inglés han realizado dopaje financiero con la complicidad de Gianni Infantino, presidente de la FIFA, son algunas de las novedades que filtró Football Leaks.

Gracias a la colusión de las autoridades, entre ellas la UEFA, han podido presentarse situaciones que ya estaban reglamentadas con el fair play financiero y que fueron pasadas por alto e incluso encubiertas para evitar sanciones para algunas instituciones.

Tanto el PSG como el City, controlados principalmente por fondos de Qatar y Emiratos Árabes Unidos, habrían recibido inversiones millonarias de estos países que fueron cubiertas por la UEFA, según los documentos filtrados y difundidos por la prensa.

La revelación y la corrupción afecta a otros equipos que sí han sido sancionados por faltar a las normas del fair play financiero como lo fue el AC Milán, otro de los clubes tradicionales de Europa.

Semanas después el TAS revirtió la situación, pero si por la UEFA hubiera actuado, ambos clubes hubieran sido suspendidos dos años de competiciones europeas.

Millonarias inversiones

De acuerdo con datos de Transfermarkt, en las últimas cinco temporadas el Manchester City y el PSG han gastado en fichajes de nuevos jugadores un total de mil 659 millones de euros.

El equipo francés además realizó el fichaje más caro de todos los tiempos al pagar por Neymar un total de 222 millones de euros, que era el valor de la cláusula de rescisión de contrato que tenía con el FC Barcelona.

El fichaje del brasileño tuvo sus consecuencias ya que detonó la inflación en el mercado con cifras que pocos equipos pueden pagar. La distancia entre los ricos y los que no tienen tanto es ahora más grande.

En los informes, obtenidos por el diario alemán Der Spiegel y publicados por el socio francés de la red de medios European Investigative Collaborations (EIC), se desprende que recibieron 2 mil 700 millones y  mil 800 millones de euros, respectivamente, “de manera fraudulenta” para incrementar sus presupuestos y poder pagar mejores jugadores.

Para esto se valieron de “contratos ficticios de patrocinio” de instituciones estatales, como la oficina de turismo qatarí.

El fair play financiero lo dicta la UEFA e impide a los equipos que participan en competiciones europeas gastar más dinero del que ingresan. Estas actividades fueron encubiertas por los dos principales dirigentes de la entidad en ese momento, Michel Platini y Gianni Infantino.

Las dos auditorías que la UEFA envió para poner una cifra a estos contratos les dieron un valor de entre 77 y  mil 750 veces menor que la cantidad que mostraban los acuerdos.

Según Mediapart, el expresidente Nicolas Sarkozy también fue consultado durante la gestión del asunto, e intervino a favor del Manchester City.

En 2014, ambos clubes fueron obligados por la UEFA a pagar multas cercanas a 60 millones de euros.

Actualmente, el PSG está siendo investigado por la entidad europea por los fichajes del brasileño Neymar y el francés Kilyan Mbappé en el 2017, por los que desembolsaron más de 400 millones de euros, dos de los jugadores más caros del mundo.