Ciudad de México, 16 de Enero  (MENSAJE POLÍTICO/CÍRCULO DIGITAL).- Con el plan contra el robo de hidrocarburos, Pemex está vendiendo más combustible a las gasolineras a pesar de los problemas de desabasto, lo que deja al descubierto el mercado negro del que se abastecían, informó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

«Estamos vendiendo más combustible que antes, porque se está abasteciendo también lo que era el mercado negro. Como ya no pueden robarse lo que se estaban robando, ahora Pemex está facturando más, aunque parezca increíble esto que les estoy planteando».

El director de Pemex, Octavio Romero Oropeza, informó que del lunes 7 de enero al 14 de enero se registró en promedio a nivel nacional, un incremento de 7.9 millones de litros en las ventas de gasolina regular.

El desglose indica que en la Ciudad de México el aumento de ventas de combustible en la última semana pasó de 4.3 millones de litros a 13.4; en Jalisco de 8.2 millones a 9.2 y en el Estado de México de 8.9 millones de litros a 9.2.

López Obrador insistió en que el plan nacional contra el robo de combustible no sólo está impactando en los huachicoleros, que se dedicaban a picar y sabotear los ductos, sino en todos aquellos que participaban en este mercado negro y que permitieron que se creara un sistema paralelo a Pemex.

Insistió en que no hay desabasto de combustible, sino un problema de distribución porque ahora también se suma la demanda de combustible ilícito que se consumía.

Por el momento, en las terminales de Pemex cuentan con 5.3 millones de barriles de combustible, 3.1 millones de gasolina y 2.2 millones de diésel, mientras que el inventario de 40 buques que ya están en los puertos del país suman 7 millones de barriles: 4 millones de gasolina, dos de diésel y uno de turbosina.