+Los ingresos de la Federación superiores a lo previsto: subieron a 6 mil 400 millones de dólares

+Sus reservas, cerca de los tres mil millones de dólares

+En mayo de 2015 la Federación protagonizó uno de los mayores escándalos deportivos en la historia

 

Ciudad de México, 8 de marzo (BALÓN CUADRADO/agencias).-Pese  al escándalo del FIFAgate en 2015 –descubierto por el FBI estadounidense, donde fueron detenidos 42 dirigentes, Concacaf y Conmebol resultaron las confederaciones más corruptas—, las reservas de efectivo de la FIFA aumentaron a 2 mil 740 millones de dólares,  cifra sin precedente, y los ingresos subieron a 6 mil 400 millones –unos 125 mil millones de pesos–, en el periodo de cuatro años que abarcó el Mundial de 2018, según versiones periodísticas.

Estos resultados superan las estimaciones anunciadas el pasado mes de junio de 2018 y reflejan el poder de penetración y control en la conciencia de la llamada caverna global, a través del balón, donde el aficionado perdona todo.

En cuanto a las reservas económicas, que pueden permitir en teoría a la FIFA hacer frente a la anulación de una edición del Mundial, la cifra se eleva a 2 mil 740 millones de dólares, cuando la propia FIFA apuntaba en junio a mil 650 millones de dólares, según una fuente que tuvo acceso al informe financiero.

En el ciclo precedente (2011-2014), la FIFA había registrado una cifra de negocio de 5 mil 720 millones de dólares y contaba con mil 520 millones en reservas.

Resultado de imagen para fotos edificios FIFA

Gianni Infantino, elegido en febrero del 2016 como presidente, tras el FIFAgate, en lugar de Joseph Blatter, había prometido aumentar las ayudas al desarrollo del futbol a través del programa Forward –Adelante–. Será el único candidato para una reelección en junio, en el Congreso de la Federación en París.

Las reservas de la FIFA al cierre del ciclo mundialista de 2014 fueron de mil 523 millones de dólares. El organismo generó 5 mil 718 millones luego del Mundial de Brasil.

Las ayudas, canalizadas en gran medida a través de las 211 federaciones nacionales miembros de la FIFA, deben todavía aumentar en el ciclo 2019-2022 para alcanzar mil 740 millones de dólares, según la misma fuente.

Gianni Infantino le cuesta menos a la FIFA que su predecesor. El año pasado, el suizo devengó un salario de 1.9 millones y recibió un bono de 550 mil dólares. Infantino cobró 1.61 millones en 2017 sin recibir bono –casi 300 mil dólares menos–.

El escándalo

Resultado de imagen para FOTOS FBI FIFAGATE

(Operativo del FIFAgate en una empresa argentina)

El llamado FIFAgate es uno de los escándalos deportivos más sonados de las últimas décadas en el mundo. La Federación, con más de 115 años de historia, se vio envuelta en una tensa incertidumbre. Corrupción, fraude, extorsión,  lavado de dinero y extorsión, como protagonistas vergonzantes.

Algo nunca visto en la institución más importante relacionada con el futbol a nivel mundial. Como sospechosos, un sinfín de altos cargos de diversas nacionalidades, sobre todo de América Latina. Llamados delincuentes de cuello blanco. Fueron 42 en total.

Las investigaciones venían de atrás. Fue el 16 de agosto del 2011 cuando un medio británico publicó la noticia que lo cambiaría todo para el mundo del balompié (o al menos eso se creía). Fue una tenue luz en la oscuridad.

“El FBI investiga los registros financieros de los jefes del futbol” decía el titular de la nota.

Pero el 27 de mayo de 2015 la Fiscalía de Nueva York dio la orden de comenzar a realizar las primeras detenciones.

El escenario era de ensueño. Un hotel de Zúrich donde se iba a celebrar un congreso. La FIFA saltó a los primeros titulares de todos los periódicos, televisiones y páginas web del mundo.

Entre las personas implicadas se encontraban altos cargos como el presidente de la Conmebol (Juan Ángel Napout), el vicepresidente de la FIFA y presidente de la Concacaf (Alfredo Hawit Banegas) o presidentes de Federaciones de futbol de países como Brasil, Nicaragua, Guatemala, Costa Rica o Venezuela.

Ahora Estados Unidos controla la FIFA.