Muere ídolo de lucha libre mexicana

0
46
A los 73 años de edad falleció en Tala, Jalisco, "El Perro" Aguayo, leyenda de la lucha libre mexicana durante tres décadas.

 

 

+El Perro Aguayo, 73 años, leyenda del pancracio nacional

+Fue panadero, zapatero, futbolista y boxeador

 

Ciudad de México, 4 de julio (BALÓN CUADRADO).- Conocido como “El can de Nochistlán” o “Perro Aguayo”, el mítico ex luchador mexicano Pedro Aguayo Damián, falleció ayer en Tala, Jalisco, a los 73 años de edad, comunicó su familia por medio de redes sociales, aunque sin precisar los motivos.

La familia Aguayo Ramírez comunicó “con mucho dolor”  el sensible fallecimiento de “nuestro amado padre y esposo don Pedro Perro Aguayo”.

“Agradecemos su compresión para poder dar despedida y elevar una oración por su eterno descanso”, fue el mensaje que publicó ayer la promotora Perros del Mal en su página de Facebook para anunciar el deceso del polémico luchador que usaba botas peludas.

Asimismo, se indicó que el ex gladiador será velado hoy a partir de las 10 de la mañana en la agencia Gayosso ubicada en avenida México, en Guadalajara, Jalisco.

El Perro Aguayo nació el 18 de enero de 1946 en Nochistlán, Zacatecas. Destacó en la lucha libre mexicana durante los años 70, 80 y 90. Vivió su infancia y juventud en Tala, Jalisco, donde se desempeñó como panadero, zapatero, futbolista y boxeador.

Resultado de imagen para Fotos Perro Aguayo y El Santo

(Padre e hijo, ídolos de la lucha libre mexicana)

Aunque desde los 16 años comenzó a entrenar para ser luchador, fue hasta el 10 de mayo de 1970, cuando tenía 24, que debutó en el pancracio tras una larga etapa de aprendizaje con Apolo Romano y el famoso entrenador Cuauhtémoc Diablo Velasco.

Durante su extensa trayectoria, la cual abarcó más de 30 años, el Can de Nochistlán conquistó innumerables títulos, máscaras y cabelleras. Entre las más importantes están las melenas de Karloff Lagarde, Ringo Mendoza, Negro Navarro, Cien Caras, El Texano, Sangre Chicana, Bestia Salvaj; así como las máscaras de Konnan y Máscara Año 2000.

Perdió la cabellera en diversas ocasiones y en memorables contiendas, con luchadores de la talla del Santo, El Faraón, El Solitario, Konnan y Universo 2000, ante quien se retiró en 2001, a los 55 años, con una derrota y sin su melena.

También obtuvo títulos importantes como el de Peso Ligero de la WWF, que mantuvo a lo largo de casi tres años –récord aún vigente–, convirtiéndose además en el campeón más viejo, pues casi tenía 44 años cuando perdió el cetro.

En 2015, el legendario Pedro Aguayo sufrió uno de los golpes más duros fuera de los cuadriláteros, cuando falleció el Hijo del Perro Aguayo, tras una lucha realizada en Tijuana en marzo de ese año.

“Quiero irme este año para no causar pena, estoy lastimado, pero continúo entrenando porque me apego a las reglas y quiero luchar al tú por tú contra quien sea”, decía convencido el Perro Aguayo, quien aseguraba que no podía estar inactivo, en una charla de principios de siglo.

“Me gusta andar en chinga, y puedo asegurar que voy a morir como un guerrero del ring”, se lee en una entrevista publicada por el diario La Jornada en 2000.

Prosigue la charla con él:

Con 54 años y en el ocaso de su carrera, aseguraba que los triunfos obtenidos en este deporte habían sido satisfactorios; entre éstos destacaban las cien cabelleras y las 20 máscaras que ha arrebatado a sus rivales.

Resultado de imagen para Fotos Perro Aguayo y El Santo

(El Can de Nochistlán con Mil Máscaras y El Hijo de El Santo)

“Espero concluir mi ciclo con luchas contra los rudos, para demostrarles quién es el mejor”, comentaba, pero omitió el nombre del luchador al cual quisiera despojar de la cabellera en la presente temporada.

Ataviado de traje negro, en contraste con su imagen arriba del encordado, recordaba que siempre gustó del deporte:

“Llegué a practicar futbol, beisbol y lucha olímpica, ahí conocí al Diablo Velasco, quien me convenció de entrenar de tiempo completo en esa disciplina y con el transcurso de los días me dijo: ‘tú puedes ser alguien en la lucha libre nacional’; me lo creí y aquí estoy”.

(Con información del diario La Jornada)

 

 

Dejar respuesta