+Estratosférica cifra, 88 millones de pesos, a los 34 años de edad

+Portero que nada ha ganado, uno de los más goleados en Europa

+Él y el francés André-Pierre Gignac, de Tigres, los dos jugadores mejor pagados de la Liga Mx

                                                                                                                                        Ciudad de México, 7 de agosto (BALÓN CUADRADO/agencias).- La prensa mexicana destacó ampliamente, en sus espacios informativos, el regreso del portero Guillermo Ochoa a la Liga Mx, con un salario estratosférico: 88  millones de pesos anuales –que contrastan con los 102 pesos de salario mínimo en México–, impensables para un guardameta que nada ha ganado.

Después de la partida de Agustín Marchesín, el sueño del América se cumplió: el ex jugador del Standard de Lieja está de regreso con las Águilas tras ocho años de militar en el futbol europeo.

Según versiones del club americanista, el fichaje del arquero de 34 años sería por tres años. El club mexicano desembolsó un millón de euros – 22 millones de pesos al cambio actual– al equipo belga, pues había un contrato vigente. Además, le incrementarán cuatro veces el sueldo.

El contrato de Ochoa con América se equipara al que tienen Tigres y André-Pierre Gignac. Se convierten en los jugadores mejor pagados de la Liga MX. Para el portero significa duplicar los ingresos del mejor contrato que pudo firmar en Europa.

La lucha de Guillermo Ochoa por mantenerse en el futbol europeo duró ocho años. Periodo en el cual acumuló dos descensos, con el Ajaccio y Granada, además de convertirse en el portero que más goles recibió (82 anotaciones en 38 partidos).

Resultado de imagen para Fotos Jorge Berlanga, promotor de guillermo och0a

(Jorge Berlanga, promotor, artífice de que retorne Guillermo Ochoa con Las Águilas)

La cotización de Ochoa tiene un comportamiento cíclico cada cuatro años que impacta directamente en su valor como portero. Insuperable, a relación de su cotización como futbolista con los mundiales.

Las atajadas a Neymar en el 2014 y Toni Kroos en el 2018 hicieron subir sus bonos. Pero también vio cómo su estatus descendía y su traspaso a Paris Saint-Germain se frustraba cuando se quedó en la banca durante el Mundial de Sudáfrica 2010.

En la cima de su valor como futbolista, Guillermo llegó hasta 8.9 millones de dólares –poco más de 174 millones de pesos–, la máxima cotización para un portero mexicano.

En el 2014, después del Mundial de Brasil, firmó su mejor contrato, tres años y 2.4 millones de dólares al año con Málaga, pero fue ahí donde, a causa de la inactividad, perdió 2.6 veces su valor, para ubicarse en 2.6 millones de dólares.

Después de pelear por llegar a un club y Liga de élite, Ochoa decidió aceptar la oferta de América. No estará en el lugar que quisiera, pero sí tendrá el contrato de su vida

En los días posteriores a la salida de Marchesín rumbo al Porto del futbol portugués, el entrenador Miguel Herrera insistió en que Ochoa era uno de los porteros que tenían en la mira. Pero aseguraba que no era el único, que había otros en la terna.

Incluso un día antes se decía que podía complicarse el fichaje si llegaba el pasaporte comunitario de Ochoa.

Guillermo recibió ofertas para defender las porterías de varios clubes europeos, entre ellos el Nápoles, pero el Standard impidió su salida. También fue pretendido por Atalanta, Fiorentina y Lecce, de Italia, de igual forma estaban interesados el Valladolid y el Mallorca de la liga española.

En los días previos a la intención del América, lo buscaron el Watford de la Liga Premier inglesa y el Basilea de la Suiza.

Según el diario belga La Derniére Heure, Ochoa firmará un contrato de alrededor de 4 millones de euros (aproximadamente 88 millones pesos) anuales y estaría por viajar a México para firmar el contrato con el América.

Ochoa no aceptó la oferta de permanecer en Bélgica hasta 2023, pero sí reportó a los entrenamientos, aunque sin jugar la primera fecha del torneo que empieza, porque sufrió una ligera lesión.

El portero mexicano debutó con América en 2004 y salió en 2011 rumbo a Francia para incorporarse al Ajaccio. Aunque no logró fichar en ningún equipo grande del futbol europeo y lo más cercano fue el interés del Nápoli, nunca ha dejado de ser el portero indiscutible de la selección mexicana.