+Tras 1-1, derrotan 4-3 en penales a Holanda, que dominó la mayor parte del encuentro

+Eduardo García, héroe del partido, ataja tres penas máximas

+La verdeamarela remontó para imponerse 3-2 a Francia

 

Ciudad de México, 15 de noviembre (BALÓN CUADRADO/agencias).- El arquero Eduardo García se mostró como un jugador experimentado: detuvo tres penaltis y dio a los súper Ratoncitos Verdes el boleto a la final del Mundial Sub-17 al vencer 4-3 a Holanda en tanda de penas máximas, después de terminar 1-1 en tiempo reglamentario.

Así, los roedores buscarán su tercer título en esta categoría (2005 y 2011) cuando enfrenten el domingo al anfitrión, Brasil, que dio la voltereta para derrotar 3-2 a Francia. En contraste, la selección mayor del Tri, desde 1986 –que lo logró–, su mayor aspiración mundialista es disputar el quinto juego.  Hace 33 años que no llega a esa instancia.

Después de un intenso partido con dominio de los holandeses, que culminó igualado por un tanto de Youri Regeer (74) y un sorprendente gol a balón parado de Efraín Álvarez (79), ambos equipos tuvieron que definir el pase en una emocionante tanda desde los once pasos.

Álvarez, quien había rescatado a México en los últimos minutos del partido, fue el primero en la fila, pero en su intento de disparar al estilo Panenka culminó con flojo tiro que fue directo a las manos del arquero holandés Calvin Raatsie.

Foto

(El guardameta Eduardo García se sublimó y da a México el pase a la final)

El nerviosismo aumentó para la escuadra del técnico Marco Antonio Chima Ruiz cuando Ian Maatsen, Naci Ünüvar y Sontje Hansen acertaron en sus disparos por Holanda. Santiago Muñoz, Jesús Gómez y Eugenio Pizutto le dieron esperanza a los tricolores con tiros que cobraron a la izquierda para vencer al arquero europeo.

Con la tensión al límite, el guardameta Eduardo García, formado en el club de Chivas, aguantó la presión y atajó los disparos de Mohamed Taabouni y Jayden Jezairo Braaf, mientras Víctor Guzmán anotó el cuarto penal para México.

Ahora todo quedaba en las manos de García, quien animado mantuvo el temple firme bajo los tres palos hasta el último instante en el que Regeer disparó, pero en esta ocasión el arquero tomó revancha del primer gol y detuvo el balón.

Los mexicanos eran finalistas.

(Foto: Sergio Moraes/ Reuters)

(Tras gol tricolor, de Efraín Álvarez, al 79′)

Aún sin asimilar su proeza, Eduardo García, héroe de los tricolores, caminaba con tranquilidad hacia sus compañeros que festejaban eufóricos.

“Todos hicimos nuestra parte, por eso se dio el resultado. No sólo es un jugador, sino que es el esfuerzo del equipo”, resumió el arquero.

Así, México avanzaba a su cuarta final de un Mundial Sub-17, luego de que se coronó en 2005, donde venció precisamente a Brasil, y en la edición de 2011, mientras en 2013 fue subcampeón.

“Nos lo merecemos todos porque atrás de esto hay un excelente grupo de trabajo, cada uno haciendo su parte, a final de cuentas los muchachos tienen una mentalidad a prueba de fuego”, aseguró Chima, técnico de los Ratoncitos, quien intentaba contener las lágrimas por la emoción.

Con una mezcla de nerviosismo y alegría, Álvarez explicó el frustrado disparo que lanzó en la tanda de penales.

Los holandeses se pusieron en ventaja (Foto: Sergio Moraes/ Reuters)

(Festejo por anotación de Holanda en tiempo reglamentario)

“Me pregunté mucho, ¿por qué hice eso?, pero ya estoy contento ahorita. Muchos no se atreven a hacerlo, yo me atreví, pero no salieron las cosas y mis compañeros me respaldaron al máximo», señaló el delantero del Galaxy LA.

Más tarde, en un trepidante partido, Brasil vino de atrás para imponerse 3-2 a Francia. Los europeos tomaron la ventaja con tantos de Arnaud Kalimuendo Muinga (7) y Nathanaël Mbuku (13), pero en el complemento, la verdeamarela reaccionó.

Kaio (62) y Gabriel Souza (76) igualaron el marcador, pero las emociones se desbordaron en el tramo final cuando el silbante señaló un fuera de lugar que le habría regresado la ventaja a los franceses.

En el último suspiro apareció Lázaro (89) con un disparo desde los linderos del área para darle el triunfo a Brasil.

Y, sí, sublimes Ratoncitos Verdes.