+»Es nuestra obligación impulsarlo; destinaremos para eso los recursos incautados al crimen organizado», ratifica el presidente

+López Obrador entrega el Premio Nacional del Deporte 2019

+Este reconocimiento «no es para callar la boca a nadie”, aclara  la gimnasta Alexa Moreno, una de las galardonadas

 

Ciudad de México, 27 de noviembre (BALÓN CUADRADO).- El gobierno muchas veces se ha quedado rezagado para apoyar al deporte en México. Consciente de ello, el presidente Andrés Manuel López Obrador admite esa deuda histórica durante la entrega del Premio Nacional de Deportes 2019 –donde acaparó la atención el reconocimiento a Alexa Moreno– y asume que es una obligación impulsarlo desde el Estado mexicano.

“El gobierno se ha quedado atrás muchas veces”, reconoce el mandatario durante la ceremonia en Palacio Nacional, «muy rezagado para brindar apoyos, pero es nuestra obligación, por razones de salud y de socialización, para alejar conductas antisociales”.

A pesar de ese descuido gubernamental, AMLO reconoce los resultados que han obtenido los atletas a escala internacional. De ahí su compromiso para mantener el apoyo al deporte desde su gobierno; no sólo con el presupuesto programado, sino también con el financiamiento con parte del dinero y las posesiones incautadas al crimen organizado.

La residencia, como la que compró el empresario Carlos Bremer, sirvió para entregar becas a los deportistas, recuerda el mandatario; pero también hay joyas, yates, ranchos “y hemos decidido que esos fondos, junto con el dinero que se confisca a la delincuencia, los vamos a utilizar para impulsar el deporte y beneficiar a las comunidades más pobres de México”.

Después de los resultados de México en competencias internacionales, como los recientes Juegos Panamericanos de Lima 2019, el presidente López Obrador expresa su entusiasmo y afirma que pinta bien el futuro para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Cuando celebra los logros mexicanos recientes, el mandatario desliza en su discurso la histórica clasificación olímpica de la selección de beisbol, su pasión deportiva, y desata una carcajada que cimbra las paredes  del salón donde se realiza la ceremonia.

“Todos los deportes son muy importantes y hay que apoyarlos a todos”, matiza AMLO ante la algarabía colectiva.

“Destaco lo del beisbol, porque me gustó mucho el resultado. Imagínense ganarle dos veces a Estados Unidos y estar clasificados para los Juegos Olímpicos”.

El premio consiste en un diploma, una medalla de oro, roseta y un estímulo económico de 796 mil 5 pesos.

En el turno de Alexa Moreno al estrado, galardonada al Premio Nacional de Deportes 2019 en la categoría no profesional, luce nerviosa y ríe con facilidad.

La gimnasta prefiere la discreción y es notorio que le cuesta asumir que esta tarde es la protagonista. Tiene 25 años, pero los ademanes y la voz de una niña que contrasta con su temple cuando compite.

“No ha sido fácil para ninguno de nosotros (los deportistas) estar donde nos encontramos”, lee Alexa con gracia y timidez.

“Pero creo que todos hemos luchado y sido perseverantes para lograr nuestros sueños”, afirma.

La gimnasta no sólo se hizo visible por sus incuestionables éxitos deportivos, que incluyen la primera medalla de una mexicana durante el Mundial de Gimnasia Artística de Qatar en 2018, sino también porque fue víctima de una oleada de ataques anónimos y masivos en las redes sociales por su físico poco estético para este deporte, pequeña y rolliza.

Aquel acoso mediático la llevó a protagonizar un rol ejemplar contra esa forma de violencia.

“Este premio no es para callar la boca de nadie”, aclara Alexa después de la ceremonia.

“No tuve que sobreponerme a nada, porque aquello (los ataques) no me afectó, no siento que me haya dañado en lo personal ni que se convirtiera en un obstáculo; sólo me di cuenta que había llegado al punto donde la gente estaba al tanto de mi existencia”, analiza.

Motivar a las niñas

Alexa incluso se resiste a mirarse como una líder, aunque admite que es posible que la popularidad la convierta en un referente para mucha gente y entonces piensa que puede ser benéfico para los demás.

“Espero que esto sirva de motivación para otras niñas, dice con voz casi infantil.

«Si alguien sufre de discriminación, sólo les recomiendo que traten de superar sus propios demonios y no los de otras personas», siguiere.

Con la firmeza que otorga la experiencia, la clavadista Paola Espinosa recibe su cuarto Premio Nacional, esta vez por su trayectoria.

“Me hace sentir que valió la pena todo”, dice con serenidad.

“Era el premio que me faltaba; recibí tres, pero me faltaba este y lo recibo con mucha mayor emoción, porque ahora soy mamá”, subraya.

Otros galardonados fueron el nadador Diego López en deporte adaptado; Alfonso Victoria como entrenador y César Valenzuela por su labor de juez en gimnasia artística.

Alexa y su esencia

La gimnasta Alexa Moreno expresó su admiración por los atletas nominados y por los galardonados anteriormente. Foto EE: Eric Lugo(Superar nuestros propios demonios, siguiere la destacada gimnasta)

En una carrera de menos de 4 segundos a toda velocidad para saltar con potencia y girar en el aire, coordinación mental y dominio del cuerpo, sin sombra de duda que la obnubile, ¿cuántos pensamientos pueden cruzarse?

En el salto de caballo, Alexa Moreno domina la concentración, sus ojos, diminutos mares, se serenan. Toca con la lengua la palma de su mano derecha y la frota con la otra una pátina de saliva. Un mecanismo de preparación que la distingue y le da seguridad, describe el diario El Economista en una entrevista exclusiva a la gimnasta, previo a la entrega del Premio Nacional del Deporte.

Al escucharla, su voz tiene fuerza, su risa es explosiva, pero no le gusta hablar en público y pese a tener asegurada su próxima y segunda experiencia en Juegos Olímpicos, a los 25 años, su personalidad se mantiene introvertida y humilde, así como la identifican las personas que la tratan fuera del gimnasio.

Desde hace ocho años, Alexa se ha mentalizado con una de las frases que le enseñó su psicóloga Tatiana Maldonado: “mente fría y corazón caliente en la añoranza de la razón”.

Esta enseñanza tomará más fuerza en el tiempo de preparación que queda para ir a Tokio 2020, porque no sólo se busca un resultado, significa además la digna representación de México.

Alexa es una persona con la capacidad de diferenciar entre querer y desear. Y hace lo que necesita para verse en la meta, asumirse con la preparación física, codearse y competir en Olímpicos ante estrellas como la estadounidense Simone Biles.

—¿Qué es lo que en algún momento se te puede dificultar?

–Cuando es algo físico me cuesta más trabajo, porque si me duele o molesta algo siento que me estoy dando por vencida, responde Alexa al diario especializado.

En el último año, la gimnasia femenil ha sido foco de denuncias, como el caso del médico del equipo olímpico de gimnasia estadounidense Larry Nassar, a quien se le acusa de abusar de más de 140 niñas durante casi dos décadas. Entre las historias, también Simone Biles escribió una carta.

O a nivel nacional, el reciente señalamiento al coordinador de la Selección de Gimnasia Artística, Eric Demay, acusado por darle un manotazo a la gimnasta Victoria Mata, durante un entrenamiento en Tijuana.

—¿Si fueras testigo de un caso de injusticia lo manifestarías?

–Sí levantaría la voz. Hay tiempos y formas de hacer las cosas. No he estado en esa posición, pero si fuera necesario sí.

Alexa calcula los tiempos para hablar en situaciones complicadas e incluso la directora del campus estudiantil Iniversidad del Valle de México (UVM) de Mexicali, Tayde Ruiz, recuerda que desde la preparatoria “era una chica tranquila, introvertida que intervenía en clase sólo para aportar una opinión inteligente”.

Arquitectura.  Su carrera universitaria está ligada también a un pensamiento artístico y a la vez analítico. Foto: Reuters

(Tenacidad, una de las virtudes de Alexa Moreno)

Diana Plaza, entrenadora de gimnasia y coordinadora de Comunicación del Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset, destaca que la personalidad trabajadora y humilde de Alexa le ha permitido subir mucho su nivel:

“Es bastante reservada. Se ha hecho especialista en un aparato, salto de caballo, y antes no había estas modalidades desde que ocurrió el cambio de reglas en este deporte”.

Y augura:

“Alexa clasifica a Juegos Olímpicos por el All Around, la plaza mexicana se la gana ella, es nominal. Si no la gana ella no va nadie. Ha logrado sus éxitos en equipo, tiene su beca de Conade, del estado Baja California, sus patrocinios, entrenadores, beca en la Universidad por ser atleta de alto rendimiento”.

—Alexa, ¿te consideras una persona diplomática?

–Evito el conflicto totalmente.

La gimnasia es el eje de sus decisiones y ha contagiado su determinación a su carrera profesional: arquitectura. Incluso ya diseñó su gimnasio ideal.

Eso sí, aún no termina de construir su historia de triunfos deportivos.

(Con información del diario La Jornada)