+Plantea  Unidad de Inteligencia Financiera definir al balompié como actividad vulnerable al lavado de dinero

+ Santiago Nieto, titular de la UIF, opina que la liga MX está expuesta a actividades irregulares

+Opina el marco del caso que se sigue a Guillermo Álvarez, presidente de la Cooperativa Cruz Azul y del club

 

Ciudad de México, 6 de agosto (BALÓN CUADRADO).- El gobierno mexicano saca tarjeta roja al balón. El jefe de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Santiago Nieto Castillo, declaró que el futbol nacional –vía Liga MX, que encabeza Enrique Bonilla– es vulnerable a actividades irregulares, a propósito del proceso que enfrenta el exdirectivo de la Cooperativa Cruz Azul, Guillermo Álvarez Cuevas, por delincuencia organizada y lavado de dinero.

Nieto Castillo informó que, en días pasados, Billy Álvarez compareció ante la UIF en garantía de audiencia, sólo por el bloqueo de sus cuentas. Pero la parte penal se encuentra en la cancha de la Fiscalía General de la República (FGR). Desde el miércoles pasado hay orden de aprehensión en su contra.

Durante su reunión con diputados de la Comisión de Hacienda y Crédito Público de la Cámara de Diputados, el funcionario consideró que existen alertas sobre estos temas de irregularidades con relación al futbol mexicano.

Agregó que hay conversaciones con la Liga Mx y expuso que en el Legislativo se encuentran las iniciativas para considerar al futbol como actividad vulnerable.

Respecto al Cruz Azul, sí se ha hablado con la Liga MX para efectos de evitar que los clubes de futbol (pasen algo similar), insistió que se ha planteado que el futbol se convierta en una actividad vulnerable y por lo tanto se tenga que presentar avisos a la UIF.

Las alertas podrían ser sobre contratación de jugadores, la actividad de los promotores deportivos y empresas de mercadotecnia. Actividades laxas donde ingresa dinero sucio.

El funcionario refirió que, en ese sentido, hay conversaciones con los 18 equipos de la Liga Mx y citó, incluso, que hay iniciativas de diputadas del PAN y senadoras de Morena –partido en el poder– para considerar al futbol como actividad vulnerable desde la delincuencia organizada.

Ayer terminó el plazo para que Álvarez Cuevas, 74 años de edad –de ellos 33 años en el cargo–, se entregara de manera voluntaria para comenzar su proceso. En caso de que el aún director general de la Cooperativa Cruz Azul no lo hiciera, se podrán tomar acciones por parte de las autoridades para mandarlo a detener y de esta forma presentarlo ante el juez Iván Zeferín, con sede en el Centro de Justicia Penal Federal en Almoloya de Juárez, Estado de México.

El vocero de la cooperativa, Jorge Hernández, informó que no se tiene contacto con Álvarez Cuevas, por lo que se desconoce actualmente su paradero.

Dicha institución siguen sin pronunciarse acerca de su renuncia filtrada la semana pasada, la cual, supuestamente, no será aceptada por parte de los socios de la cementera, en caso de que sea confirmada.