+Involucra a Justino Compeán, expresidente de la Federación Mexicana de Futbol, incondicional de la empresa Televisa

 +Versión de Mexicanos Contra la Corrupción e Impunidad

+México estaría involucrado en el más grande caso de corrupción dentro del máximo ente del balompié mundial

+Opacidad en el destino de 13 millones de dólares –unos 287 millones de pesos– en transferencias a 13 empresas

Ciudad de México, 23 de septiembre (BALÓN CUADRADO).- En el tristemente célebre FIFAgate, caso donde se destapó una histórica y pestilente alcantarilla de corrupción en el máximo ente del balompié mundial, a grandes niveles directivos, México no había estado involucrado… hasta ahora, cinco años después, resultó salpicado por la fosa séptica del balón. Y embarra a Televisa.

Una investigación realizada por el portal Mexicanos Contra la Corrupción e Impunidad (MCCI) denuncia que el banco alemán Deutsche Bank, reportó al Departamento del Tesoro de Estados Unidos sospechosas transferencias salidas de la Federación Mexicana de Futbol por más de 13 millones de dólares –unos 287 millones de pesos–,en  transferencias ligadas al escándalo en la época en que Justino Compeán era mandamás de la Femexfut.

Dicha institución bancaria rastreó que el dinero llegó a directivos de Concacaf y Conmebol, y a  empresas  involucradas en la transmisión de partidos de cinco copas América entre sobornos para sedes de competencias.

El documento que revela este hallazgo está basado en el Reporte de Actividad Sospechosa (SAR, por sus siglas en inglés) el cual se obtuvo como parte de la filtración mundial FinCEN Files, compartida por BuzzFeed News, que lideró el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ,) y del que forma parte MCCI.

Según el sitio, la Femexfut y la empresa mexicana Ache Entretenimiento S.A. de C.V., “realizaron transferencias a personas que fueron procesadas judicialmente en Estados Unidos debido a su participación en el escándalo FIFAgate, ocurrido en 2015 por sobornos para conseguir la sede de torneos internacionales”. Y que provocó la detención, en Suiza, de 41 altos directivos de ese ente deportivo.

Como pruebas se presenta un documento emitido por los bancos y enviado al Departamento del Tesoro de Estados Unidos conocido como Reporte de Actividad Sospechosa (SAR, por sus siglas en inglés).

El documento fue elaborado en julio del 2015 y apunta que la FMF y Ache Entretenimiento como parte de 17 entidades, “depositaron dinero a trece involucrados: 2 empresas y 11 personas que fueron sentenciadas por recibir sobornos”.

Al rastrear estas cuentas, se detectaron “109 transferencias sospechosas de soborno y lavado de dinero de julio de 2008 hasta mayo de 2015 por un total de 13 millones de dólares. Aunque no especifica cuántos de estos depósitos, ni sus montos, corresponden a la Femexfut y a Ache Entretenimiento”.

Una de las trece personas a las que se le depositó es Jeffrey Webb, presidente de la Concacaf y vicepresidente de la FIFA de 2012 a 2015, personaje cercano a Justino Compean, 80 años de edd, presidente de la FMF de 2006 a 2015 e incondicional de Emilio Azcárraga Jean –dueño de la poderosa Televisa y del club América, entre otras empresas–, dinastía que ejerce un férreo control sobre el balompié nacional desde la década de los 60.

Ambos personajes –Webb y Compean– fueron clave para que se lograra una edición especial de la Copa América en 2016 en Estados Unidos con motivo de su centenario, a pesar de que es un torneo en donde participan países sudamericanos.

En esa edición jugaron tanto México como Estados Unidos, aunque no forman parte de la Conmebol.  Precisamente la Copa América Centenario fue uno de los torneos investigados por sobornos del FIFAgate.

“El reporte de actividad sospechosa que el Deutsche Bank entregó al Departamento del Tesoro abarca los años en los que Justino Compean fue presidente de la Femexfut, ya que las transferencias bancarias fueron realizadas durante su gestión, pero las autoridades estadounidenses no hicieron acusaciones formales contra Compean”.

Compeán anunció su renuncia de la Femexfut en mayo de 2015, “dos días antes de que comenzaran las detenciones de los involucrados en Suiza, a pesar de que todavía no terminaba el segundo periodo para el que fue electo”. Argumentó sentirse cansado y querer estar con su familia.

Sobre Ache Entretenimiento, el portal detalla que fue una empresa “creada en Ciudad de México en septiembre de 2005 para organizar eventos y campañas publicitarias, y que obtuvo contratos gubernamentales como instalar y desmontar escenarios para el Servicio Postal Mexicano, o publicitar con perifoneo actividades de la Secretaría de Educación Pública.

MCCI encontró que Ache Entretenimiento aparece en el reporte de actividades sospechosas del Deutsche Bank como una de las 17 entidades que realizó depósitos a alguno o varios de los trece involucrados en el FIFAgate.

Siete meses después de que estallara el escándalo de la FIFA, en enero de 2016, los tres accionistas de la empresa Héctor Toledo Teja, Alicia Teja Zúñiga y Carlos Alberto Miguel Hernández Verástegui, realizaron una disolución anticipada de la sociedad.  Habían fundado  su sociedad con un capital de cinco mil pesos.

En la actualidad, Grupo Ache, “es un conglomerado con importante presencia en la publicidad y el entretenimiento. Entre sus actividades está la publicación de la revista Time Out México y el festival de música Bahidorá.

En 2018 Grupo Ache produjo el documental Balón al Aire donde entrevistan a jugadores mundialistas mexicanos y a otras personalidades sobre la importancia del futbol en México.

Cuando el sitio MCCI consultó a los accionistas, negaron “haber hecho transferencias a alguno de los 13 involucrados en el FIFAgate y rechazaron haber tenido relación con la Federación Mexicana de Futbol. Justino Compeán se negó a declarar y argumentó que está fuera del futbol desde 2016”.

Absuelto Azcárraga

De acuerdo con analistas financieros, en junio pasado, Grupo Televisa fue absuelto tras ser demandado por un grupo de inversionistas en relación a lo que se llamó el FIFA Gate en 2015 y que involucró a altos ejecutivos del balompié.

El Juez Federal del Distrito Sur, en Manhattan, Nueva York, Louis Stanton, rechazó la “admisión de clase”, que tenía como finalidad certificar esa querella.

Los promoventes no pudieron demostrar que la información difundida en medios relacionada con un presunto soborno para conseguir los derechos de transmisiones de tv de los Mundiales de 2026 a 2030, conocido como FIFAgate, podía haber impactado en el comportamiento de las acciones del gigante de medios mexicano.

Entonces, la televisora quedó libre de toda sospecha relacionada con este presunto soborno, al que se había vinculado tanto a su presidente Emilio Azcárraga como al Jefe de las Finanzas del Grupo, en ese momento, Salvi Folch.

En el actual escenario la situación podría cambiar para Emilio Azcárraga, apodado «Popeye» por sus cercanos.

Quizá necesite muchas espinacas.

(Con información de los diarios El Universal, El Economista, El Heraldo de México y portales mediotiempo.com y diariocambio.com)