Zona Cero

Javier Divany Bárcenas

El justo llamado que hace el presidente Andrés Manuel López Obrador para que se resuelva el conflicto en la Agencia de Noticias del Estado de Mexicano, que podría perderse como un grito al cielo en medio del desierto, a la falta de atención por parte de la directora Sanjuana Martínez, quien hasta el momento no se ha presentado personalmente a ninguna mesa de diálogo con el Sindicato Único de Trabajadores de Notimex (Sutnotimex), donde sus representantes se han levantado de todas las mesas.

Esta es la enésima ocasión que el Ejecutivo ha planteado a la directora regia  resolver la huelga que lleva más de siete meses y donde hay trabajadores que fueron despedidos injustamente desde hace más de un año, a lo que ordenó el restricto apego al marco legal y respeto a los derechos de los trabajadores.

Entre lo que llama el Presidente su política de libertad de expresión, está considerada Sanjuana Martínez a quien no pretende despedir por ser parte de su estrategia de comunicación, tal y como en su momento, dijo, que el ex presidente Carlos Salinas de Gortari tuvo a sus propios periodistas.

Lo que AMLO aparenta desconocer, es que a lo largo de siete meses de huelga las negociaciones están empantanadas por un capricho ideológico 4T de Sanjuana, de fingir atacar la corrupción, querer imponer un contrato colectivo de trabajo a su modo y no querer reinstalar a los trabajadores despedidos injustamente, pues el actual contrato tiene de existir 36 años.

Otro de los temas que impiden un avance para resolver el conflicto es que Sanjuana llegó a la agencia Notimex en el 2019 con la sólo idea de acabar con el Sutnotimex, sin conocer el perfil de los trabajadores sindicalizados y comenzó a despedirlos, con la mentira de la modernización de la agencia, y así creó con gente nueva su sindicato patronal, al que ahora apoya para imponer su propia ley.

Andrés no sabe tampoco que los 240 trabajadores despedidos injustamente, vivieron momentos de terror laboral, violación a sus derechos, acoso, amenazas y hasta agresiones, mismas que están plenamente documentadas ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, y ante la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, hechos que han costado un daño moral, patrimonial y sicológico a los trabajadores.

En la conferencia del miércoles el presidente NO dio un espaldarazo a Sanjuana, como ella ya lo canta y lo cacarea ante sus amigos de algunos medios de comunicación, a quienes se dedicó a comentar del respaldo que le da el mandatario Federal, porque lo que quiso decir AMLO es que ya le haga caso a las orden que le ha dado desde hace siete meses, a lo que Sanjuana ha hecho caso omiso, porque entre dientes y gestos de Andrés ha de pensar, “si no puede que renuncie”.

López Obrador fue claro en decir que él no la va a correrla, porque todos sabemos que no es su estilo despedir a sus propios empleados, o se van porque no lo aguantan y no “copelan” a sus ocurrencias, o simplemente porque no entiende entre su honestidad y la falsedad de sus políticas de gobierno.

A pesar de que el Ejecutivo hace tiempo que no ve a la directora Sanjuana Martínez, debe saber que ella está ocupada, sin distraerse un segundo en atacar en las redes sociales a los trabajadores del Sutnotimex y defenderse de las críticas de sus opositores, así como de todo aquel que agreda a su jefe (AMLO).

Todo esto lo hace enclaustrada en el inmueble que le prestó el ex subsecretario de Gobernación Ricardo Peralta, en la calle de África en la colonia La Conchita, de la delegación Coyoacán, que de manera ilegal ocupó Sanjuana para operar la agencia Notimex pese a que viola la ley, junto con todo su equipo de colaboradores y del sindicato charro que ella respalda. Por eso no la ve señor Presidente.

Resolver el conflicto con el Sutnotimex, que hoy cumple 217 días más de siete meses, es la orden del presidente de la República incumplida, y para ello Sanjuana tendrá que aceptar la reinstalación de al menos un centenar de trabajadores despedidos injustamente, y respetar el contrato colectivo de trabajo que ya no está a negociación en la mesa, porque los sindicalizados ya cedieron a caprichos de la regia.

Pero la señora directora no está sola, también está bien resguardada desde el gobierno federal, primero por su amigo el Presidente que no la piensa despedir; segundo, por la Secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira y en tercer lugar por la directora del periódico La Jornada, Carmen Lira, tres fieles amigos que apoyan en su totalidad toda su ilegalidad.

Desafortunadamente hay un mal concepto del Presidente de la operación de Notimex, porque siguen creyendo que es la Agencia del gobierno, y desconocen lo que es una agencia de Estado, que simplemente es servir informativamente al pueblo con lo que acontece, de manera concisa y precisa. Sin embargo, Notimex ha sido utilizada por todos los partidos políticos como un botín informativo.

El tabasqueño aceptó de forma implícita que Sanjuana sirve informativamente al gobierno de Morena, tal y como lo hicieron anteriores directores de Notimex a los gobiernos del PRI y PAN, que protegieron a los presidentes en turno y disfrazaron todas malas políticas, y sirvieron para golpetear a los adversarios, pero eso es algo que no incumbe e imponen los trabajadores, pues el supuesto cambio de la 4T lo quieren disfrazar de corrupción del gremio sindical.

Se equivoca Andrés al creer que se ataca a Sanjuana por sus declaraciones fuertes de manera pública, más bien el Ejecutivo no quiere escuchar, aceptar y digerir que lo que hace Sanjuana es mentir, que tiene un problema mitómano agudo, es ofensiva e irrespetuosa, pero bueno me imagino que la protege porque así es parte de su gabinete y eso caracteriza a la 4T.

divanybz@yahoo.com.mx

@javierdivanybz