TRAS LA PUERTA DEL PODER

Roberto Vizcaíno

El conflicto entre gobernadores y el Presidente de la República ya escaló, y ahora en lugar de ser 10 mandatarios estatales en rebeldía, son 14 al sumarse a los de la Alianza Federalista, la Asociación de Gobernadores de Acción Nacional, o GOAN.

Dos son hasta ahora las grandes ausencias en la insurrección de ya 14 gobernadores contra el presidente Andrés Manuel López Obrador: la exministra Olga Sánchez Cordero como titular de la secretaría de Gobernación, y el sentido de realidad en el mandatario.

El conflicto estallado el lunes, con la exigencia de 10 mandatarios estatales -integrados en la llamada Alianza Federalista- de ser escuchados por López Obrador para ir hacia un nuevo reparto presupuestal y la reorientación del Pacto Fiscal, escaló apenas unas horas después cuando el Presidente declaró que nada tenía que hablar con ellos. Que ya los estaba atendiendo el secretario de Hacienda Arturo Herrera, y que su pronunciamiento no iba más allá de lo electorero.

 Y, ante el señalamiento de que podrían esos 10 irse a una ruptura del Pacto Federal, el tabasqueño afirmó que eso era imposible y los retó ha hacer primero una consulta entre sus ciudadanos.

La mayoría de los rebeldes iniciaron de inmediato consultas a mano alzada en actos públicos y vía redes sociales con la pregunta de si los ciudadanos de cada estado estaban de acuerdo en continuar soportando que el Gobierno Federal los esquilmara recaudando grandes fortunas fiscales en cada estado, y regresándoles apenas unos centavos junto con malos tratos e injurias.

Al embate de los 10 gobernadores, el mismo lunes se sumaron prácticamente todos los sectores en cada estado.

Horas después, el resto de la Asociación de Gobernadores de Acción Nacional, GOAN, los gobernadores Carlos Mendoza Davis, BC; Antonio Echevarría, Nayarit; Francisco Domínguez, Querétaro y Mauricio Vila, de Yucatán, se unieron a los Aliancistas.

Al igual que los primeros, los blanquiazules  exige de López Obrador y del gobierno federal que encabeza:

–       De entrada: un nuevo acuerdo financiero y fiscal para los estados.

Y, a través de distintos mensajes en sus cuentas personales de Twitter, los 4 panistas le recordaron a AMLO y al resto del país, que la situación de los estados es insostenible y está incubando un rompimiento nacional.

La GOAN consideró que las condiciones impuestas en pol+ítica económica y  el manejo presupuestal, basado en grandes recortes a la educación, seguridad, infraestructura, protección civil, ciencia, cultura, deporte, entre otros, es ya simplemente insoportable y riesgoso.

“Urge interlocución política para aproximar las posturas en torno a un nuevo federalismo. La nueva realidad económica demanda un nuevo arreglo financiero, fiscal, de promoción y competitividad. La situación de los estados es insostenible y está incubando una crisis nacional”, indicaron los mandatarios estatales panistas en sus redes sociales.

Al nuevo arreglo financiero, fiscal, se requerirá otro de promoción y competitividad, indicaron.

“Enfrentamos la pandemia con recursos ordinarios. Además, hubo grandes recortes a la educación, seguridad, infraestructura, protección civil, ciencia, cultura, deporte, entre otros. Se requieren grandes decisiones. De inmediato”, postearon los mandatarios panistas.

Los 10 de la Alianza Federalista –Martín Orozco Sandoval, PAN, Aguascalientes; Miguel Riquelme, PRI, Coahuila; José Ignacio Peralta Sánchez, PRI, Colima; Javier Corral, PAN, Chihuahua; José Rosas Aispuro, PAN, Durango; Diego Sinhué Rodríguez, PAN, de Guanajuato; Enrique Alfaro, MC, Jalisco; Jaime RodríguezEl Bronco, independiente, Nuevo León; Silvano Aureoles Conejo, PRD, Michoacán y Francisco García Cabeza de Vaca-, continuaron hablado de rompimiento del Pacto Federal, no del Pacto Fiscal, que es otra cosa.

Esto significa en los hechos la separación. El rompimiento de la República. Y eso no puede ser solo parte de un discurso. Cuando se habla de separación es difícil regresar al punto anterior.

Insisto: habría que voltear a ver el caso de Cataluña y del País Vasco para ver de qué están hablando los 10 aliancistas.

Y por supuesto que un estado nacional, se puede separar si así lo decide.

Todo hoy dentro de una conducción del Gobierno y del Estado plagada de acusaciones, imposiciones, caprichos, falta de empatía, injurias, conflictos, recortes de todo tipo a todos los niveles y amenazas.

MIENTRAS  

La Junta de Coordinación Política del Senado de la República acordó definir una agenda prioritaria para impulsar el diseño, debate y aprobación de las Leyes que, por la emergencia sanitaria, deban ser votadas con urgencia, ya que la pandemia por Covid-19 ha obligado a reducir los temas planteados para este Periodo.

Ricardo Monreal, presidente de la Jucopo indicó que algunos de estos asuntos son: la regulación del cannabis, ley de Educación Superior, digitalización en la Auditoría Superior de la Federación, un asunto sobre nacionalidad de personas que nacen en el exterior y tienen padres mexicanos, la Ley de Economía Circular y la reforma al Poder Judicial.

Líder además de la bancada de Morena, adelantó que la iniciativa de la que habló el presidente López Obrador, sobre el outsourcing, no tiene todavía rumbo definido y falta saber a qué cámara la enviará.

Si decide que sea el Senado, indicó Monreal, se buscará empatarla con el proyecto de dictamen ya existente en el Senado al respecto, y que hasta ahora ha estado pendiente.

Hasta ahí quedó el tema.

SALE LO DE MARINA

Ayer, en la primera sesión luego de conflictiva y jalonada aprobación en la casona de Xicoténcatl de la desaparición de 109 fideicomisos, con 61 votos en favor, 31 en contra y 2 abstenciones, se aprobó en lo particular la reforma para que la Secretaria de Marina se haga cargo de los puertos.

Hoy sólo falta que el presidente López Obrador ordene su publicación en el Diario Oficial de la Federación para que entre en vigor.

Es así que una vez más, otra reforma deja al margen a cientos de empleados de un sector sensible, como es el de marina mercante y la operación de puertos y aduanas.

DEJA DELGADO SAN LÁZARO

Sin más tiempo que perder para asumir la dirección de Morena, Mario Delgado anunció ayer que hoy pedirá licencia como diputado y dejará vacante la presidencia de la Junta de Coordinación Política en San Lázaro.

Su salida ha dejado sin quórum a esa cámara, lo que ha empantanado los proyectos legislativos del presidente López Obrador.

Ayer, por cuarta ocasión, no se presentaron alrededor de 100 de los casi 255 diputados con que cuenta Morena en esa cámara.

Y por ello no se pudo sacar adelante la reforma que pretende pasar unos 33 mil millones de pesos del Fondo de Salud, o de Gastos Catastróficos, a la bolsa discrecional del tabasqueño.

Así las cosas los diputados de Morena están más pendientes ahora de quién será su nuevo coordinador o coordinadora en San Lázaro que de aprobar las iniciativas y reformas del interés de López Obrador.

rvizcainoa@gmail.com / Twitter: @_Vizcaino / Facebook / https://www.facebook.com/rvizcainoa