+Enfrentamiento amistoso bajo intensa neblina en Graz, Austria

+El Tri mantiene 90 por ciento de efectividad

 +En 22 encuentros en el banquillo tricolor, hace dos años, Gerardo Martino  llega a 20 victorias, un empate y una derrota.   

+“Disputamos cuatro partidos importantes tuvimos rivales importantes y exigentes y los resultados fueron muy buenos”, analiza Tata

+El nivel de juego, opina, “fue bueno y muy productivo» en cada uno de los cuatro cotejos

 +Porque, “pasamos momentos y situaciones diferentes y eso les da a los futbolistas mucha experiencia”, reconoce

 

Ciudad de México, 17 de noviembre (BALÓN CUADRADO/agencias).- Dos milagros se conjugaron hoy en la cancha para la victoria en un juego que prometía más espectáculo: Guillermo Ochoa, 35 años de edad, fue salvador, con sus atajadas en el primer tiempo, y los atacantes Raúl Jiménez e Hirving Lozano anotaron goles en el complemento. Para que así, los incontenibles Ratones Verdes de  Gerardo Martino, se impusieran 2-0 a Japón en un partido amistoso disputado bajo una espesa neblina.

Triunfo que simbólicamente se convirtió en la cereza al pastel del técnico del Tri —quien cumplirá 58 años de edad el próximo 20 de noviembre–,  en un partido de preparación de cara a la eliminatoria mundialista de Concacaf de Qatar 2022, el año entrante.

Ochoa desvió al menos cuatro remates de peligro en el primer tiempo para preservar el empate en el choque disputado en el Stadion Graz-Liebenau de Austria. Jiménez abrió el marcador a los 63 y Lozano le dio rumbo al encuentro a los 68.

Con el triunfo, el equipo del estratega argentino –quien el próximo 20 de noviembre cumplirá 58 años– cerró con éxito su segunda gira por Europa este año. Y mantiene récord de 90 por ciento de efectividad: en 22 partidos en el banquillo tricolor, hace dos años, llegó a 20 victorias, un empate y una derrota.

“Es un año difícil y terminó siendo uno que pudimos aprovechar. Empezamos 2020 con una situación difícil, no sabíamos qué tantas posibilidades tendríamos de poder jugar”, reconoció  Tata Martino.

“Disputamos cuatro partidos importantes –en Europa– tuvimos rivales importantes y exigentes y los resultados fueron muy buenos, el nivel de juego fue bueno y muy productivo porque en cada uno de los cuatro partidos pasamos momentos y situaciones diferentes y eso les da a los futbolistas mucha experiencia”, analizó.

Se refería a los triunfos 1-0 sobre Holanda –ante un equipo alterno–,  2-2 con Argelia,  3-2 sobre Corea del Sur y 2-0 a Japón.

El otro encuentro que México disputó en el año fue a inicios de octubre en la el estadio Azteca, imponiéndose a Guatemala. Los mexicanos no pudieron disputar más partidos en 2020 debido a la pandemia de coronavirus. Y por primera vez en su historia, salieron de su zona de confort, en Estados Unidos, para jugar en Europa.

A pesar del poco tiempo de trabajo que tuvo Martino, México cada vez luce en mejor forma, con una alineación definida y sin las constantes modificaciones de jugadores que fueron el sello del ciclo anterior, con el entrenador colombiano Juan Carlos Osorio.

Osorio salió del cargo luego de que México quedó eliminado en los octavos de final del Mundial de Rusia 2018, y Martino lo sucedió con la intención de llegar más lejos en Qatar 2022.La principal aspiración es mejorar la actuación de los Ratones Verdes, quinto juego mundialista, que no se consigue desde 1986.

Tata pidió a los dirigentes de a Federación Mexicana de Futbol, encabezada por Yon de Luisa, que le programaran partidos fuera de la Concacaf y de canchas de Estados Unidos, donde la selección juega casi como local por los inmigrantes mexicanos que abarrotan las gradas en cada estadio donde se presenta.

“No afectó tanto (el parón por la pandemia) porque pudimos corregir el año al final con los cuatro amistosos que fueron buenos y termina siendo productivo porque no sólo nosotros modificamos formas de jugar sino que enfrentamos rivales que tenían diferencias en su forma de juego”, agregó el entrenador.

Hasta ahora, México parece haber superado la prueba. Aunque la noche del martes en la localidad de Graz, Japón fue un duro oponente que mereció mejor suerte. Especialmente en la primera mitad en la que tuvo claras llegadas de gol.

Recién a los 10 minutos, Daichi Kamada mandó un centro por izquierda hacia el área y Musahi Suzuki no pudo definir frente al arco.

Un par de minutos después, Genki Haraguchi sacó un potente disparo, rechazado con apuros por Ochoa, quien luego se lució con una doble atajada ante tiros a quemarropa de Suzuki.

“Fue el peor primer tiempo (en su gestión) en líneas generales, la peor parte del equipo se vio e los primeros 20, 25 minutos donde fuimos superados. Nos faltó intensidad y manejos de la pelota, aunque en los últimos 15 de ese primero equiparamos y logramos neutralizar sin ser mejores porque no tuvimos llegada”, aceptó el estratega.

Para nivelar el encuentro, Martino utilizó doble contención, rompiendo con su tradicional esquema 4-3-3 y metió al campo a Edson Álvarez y a Luis Romo, quienes cumplieron el objetivo.

“De la misma manera que Japón nos dominó en el primero lo hicimos en el segundo y golpeamos como Japón no golpeó y no por ineficacia de Japón sino por dos atajadas monumentales de Memo”, elogió.

Y detalló:

“Nosotros salimos de nuestro 4-3-3 y no quedamos satisfechos. Seguiremos viendo ese doble 5 con Romo y Álvarez porque nos permite jugar con cuatro delanteros juntos y prescindir de uno de los tres volantes. El equipo va teniendo abanico de recursos que va apoyado en el resultado y así tiene más efectividad”.

Para el segundo tiempo, los equipos tuvieron que jugar con un balón anaranjado debido a que la niebla había reducido la visibilidad.

México, que no remató a puerta en la primera parte, se acercó con un par de intentos tras la reanudación y estuvo cerca de ponerse arriba a los 59 con un remate de cabeza de Jiménez que se fue ligeramente desviado.

El premio a la insistencia del artillero del Wolverhampton llegó dentro del área. Recibió un pase. Se volteó y cuando parecía que resbalaba alcanzó a puntear a pelota que entró por el poste izquierdo del arquero Daniel Schmidt.

México encontró el segundo tanto cuando Néstor Araujo robó una pelota en el mediocampo, cedió a Henry Martín y éste filtró un pase al espacio a Lozano, quien entró al área por la banda derecha para convertir el 2-0 con un tiro rasante.

Árbitro: Manuel Schüttengruber (AUT)

Goles:

México: Jiménez (63), Lozano (68)

Amonestaciones:

Japón: Suzuki (26), H. Sakai (39), Nakayama (52), Kamada (75)

México: Gallardo (37), Lozano (42), Antuna (84)

Alineaciones:

Japón: Daniel Schmidt – Hiroki Sakai, Maya Yoshida, Yuta Nakayama, Takehiro Tomiyasu – Genki Haraguchi (Takefusa Kubo 72), Wataru Endo, Gaku Shibasaki (Kento Hashimoto 57) – Junya Ito (Koji Miyoshi 85), Daichi Kamada (Takuma Asano 77), Musashi Suzuki (Takumi Minamino 57). DT: Hajime Moriyasu.

México: Guillermo Ochoa – Jorge Sánchez, Néstor Alejandro Araujo, Héctor Moreno, Jesus Gallardo (Luis Rodriguez 46) – Orbelín Pineda (Uriel Antuna 64), Luis Francisco Romo Barron, Carlos Rodríguez (Edson Alvarez 46) – Rodolfo Pizarro (Diego Lainez 88), Raúl Jiménez (Henry Martín 64), Hirving Lozano (Roberto Alvarado 82). DT: Gerardo Martino.

(Con información del portal Infobae)