17 septiembre, 2021

El mexicano Jesse Carrasquedo, piloto del futuro en Fórmula 1

 

 

+Con el sello de su compatriota Sergio Pérez

+Checo, con su hermano Antonio, desarrolla otra faceta

+Asesora una nueva generación de conductores nacionales

+A los 14 años, el joven es uno de sus más avanzados pupilos

+Se encuentra este 2021 en el top 10 de Fórmula 4 en Europa

Ciudad de México, 28 de agosto (BALÓN CUADRADO).– Desde que estaba en el kínder, Jesse Carrasquedo Jr. ha tenido una vida diferente al resto de los niños de su edad. Contaba con cinco años, cuando tomó el control de un volante por primera vez mediante un GoKart. Quedó embelesado con la velocidad. Lo que parecía un simple juego se ha convertido en una oportunidad profesional en la que participan nombres de figuras del automovilismo mundial, como Sergio Checo Pérez, Marc Gené y hasta Fernando Alonso.

Jesse nació en León, Guanajuato, el 27 de abril de 2007. Acaba de cumplir 14 años y ya compite en la Fórmula 4 del automovilismo mundial –equivalente a fuerzas básicas de F-1–, haciendo su debut en mayo en el Campeonato de Dinamarca.

Aunque solo ha participado en tres de nueve carreras de dicho certamen, se ubica en el séptimo puesto con 62 puntos, producto de dos victorias.

Su rendimiento no asombra a los hermanos Checo y Antonio Pérez, el primero, compitiendo actualmente en la Fórmula 1 con la escudería Red Bull, y el segundo, ex corredor de serie Nascar. Ellos han trabajado con el niño prodigio del volante desde hace cinco años en su academia, Checo Pérez Academy, y hasta la fecha lo asesoran en cuestiones físicas, técnicas, mecánicas y emocionales.

“Jesse es un chavo que se ha ganado el apoyo de Checo y, evidentemente, sería buenísimo que el día que Checo deje la F1 sea Jesse quien continúe con su legado, por eso lo apoyamos. Es un chavo que escucha mucho y trata de hacer siempre lo que le dices; esa es una tremenda virtud”, declaró Antonio Pérez a El Economista.

Del otro lado, Jesse destaca el valor de sumar el conocimiento de los Pérez a su naciente carrera:

“Checo me aconseja que sepa de mecánica y que conozca más de la parte técnica. Me dice que siempre esté ahí, que aprenda del coche y que lo sienta. Toño es un poco duro. Pero aprendo mucho de él. Quiero tener su valor porque no le tiene miedo a las cosas”.

La experiencia de Sergio Pérez no es mínima. El jalisciense es el tercer piloto más longevo de la Fórmula 1 en la actualidad, con 10 años consecutivos en el máximo circuito, empatado con el australiano Daniel Ricciardo (McLaren). Solo son superados por los 15 años que suman Lewis Hamilton (Mercedes) y Sebastian Vettel (Aston Martin).

Con 202 carreras, 12 podios y 810 puntos conseguidos en una década, Checo es el referente de una nueva generación de mexicanos que aspira a llegar al máximo nivel del automovilismo. En este momento, el programa Checo Pérez Academy maneja a ocho niños en total, siendo Jesse Carrasquedo uno de los más destacados por su paso en Europa, actualmente en F4 de Dinamarca.

“Checo los asesora con toda su experiencia, desde el manejo del coche hasta cuestiones técnicas de información con ingenieros y análisis de telemetría, entre otras cosas”, describe Antonio, principal cabeza de la academia ante los compromisos de su hermano Sergio en la F1.

Además, desde finales de 2020, Carrasquedo Jr. forma parte de la Campos Racing Academy en España, el país donde reside. Ahí es entrenado por el ex piloto español, Marc Gené, y Xavi Martos, quien también es el preparador de Sergio Pérez en F1.

Dicha escuela fue fundada en 1997 y por sus filas se han graduado pilotos como Fernando Alonso, Vitali Petrov y el propio Checo Pérez, quien gracias a eso empezó a competir las series GP2 (plataforma para llegar a la F1) en 2008. Además de la preparación netamente deportiva, cuentan con el Máster académico en Motorsport, Ingeniería y Mecánica de Competición.

Jesse llegó a esta institución gracias a su alto currículum antes de siquiera terminar la primaria: ganó dos campeonatos Baby Kart y uno de serial Micro en la Rok Cup USA (Estados Unidos) a los 10 años de edad; a los 11 terminó en el top 20 del serial WSK de kartismo en Italia y a los 12 años se convirtió en el piloto más joven de la historia en debutar en el campeonato NACAM de Fórmula 4 con validez de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA).

En total, la joven promesa mexicana suma ocho récords de pista, dos mejores tiempos de carrera en Europa y cinco mundiales de kartismo. Debido a que aún no alcanza los 15 años, no pudo ser inscrito a la F4 española o italiana, por ello compite en la de Dinamarca.

“Para la familia Pérez significa muchísimo el desempeño de Jesse, porque somos una familia que conocemos el medio y es lindo poder ver a otro chavo mexicano intentando lo mismo que algún día vivió Checo”, apunta Toño Pérez, quien también destaca como uno de sus pupilos a Jorge Gargiarce, que compite en F4 italiana.

“Jesse es para nosotros la punta de lanza de un proyecto que nos va a permitir sacar numerosos pilotos americanos en dirección a la F1 y hacia otras especialidades del automovilismo, que aunque la F1 sea el objetivo de todos, ya sabemos que solo hay 20 pilotos en la parrilla”, agregó el representante de la familia Pérez al diario Marca.

Aunque, de acuerdo con su hermano, Checo Pérez “no piensa dedicarse a esto (asesorías) o al automovilismo cuando se retire”, sí está satisfecho de poder apoyar a los niños mientras su carrera sigue vigente y eso es algo que ha impactado en Jesse Carrasquedo:

“Checo me ha contado su historia y cómo fueron sus primeros años, así que yo estoy dispuesto a sacrificarme para conseguir mi sueño”.

Es así como con 14 años el joven guanajuatense aspira a conquistar Dinamarca, Europa y convertirse en el séptimo mexicano que compita en la Fórmula 1 en toda la historia, con el sello de la familia Pérez.

(Con información del diario El Economista)