21 septiembre, 2021

Empequeñecen ante Panamá súper ‘Ratones Verdes’

Súper 'Ratones Verdes' mantendrán un torneo aciago, las 13 fechas restantes en el octagonal de Concacaf, para lograr su pase a Qatar.

 

 

+Con apuros empatan 1-1

+Y el llamado “gigante” de la zona libra caída inédita en torneos premundialistas

+Jesús Tecatito Corona evitó la derrota en el 76′

+Sigue dejando dudas en definición del Tricolor

+Con siete puntos se mantiene a la cabeza del octagonal rumbo a Qatar

 

Ciudad de México, 9 de septiembre (BALÓN CUADRADO/Agencias).- Cada vez resulta más punzante aquella frase de Luis Fernando Suárez, técnico de Costa Rica, sobre el Tri  de que “ser un gigante entre enanos no creo que valga la pena” –una suerte de Lilliput futbolero–. Ocurre que ayer los súper Ratones Verdes no pudieron ganar en su visita a la frágil Panamá. Y concluyeron con un angustioso empate, 1-1, en el octagonal rumbo al Mundial de Qatar 2022, en el estadio Rommel Fernández.

“Esta eliminatoria va a ser muy difícil para todos”, auguró Jorge Theiler, auxiliar del entrenador nacional, Gerardo Martino, y quien estuvo al frente de la selección en los duelos de visita ante Costa Rica y Panamá. Tata no ha estado en el banquillo debido a que se encuentra convaleciente, tras ser operado de un desprendimiento de retina.

México sufrió de más como en los partidos anteriores –Jamaica y Costa Rica–. Pero Jesús Tecatito Corona salvó al equipo y lo mantiene invicto en la primera posición de la eliminatoria.

A pesar de las dos victorias previas en el octagonal de la Concacaf, la selección mexicana no lució en la cancha y lo resultados podían ser engañosos.  Sin superioridad ni contundencia, el Tricolor sacó los puntos con mucho sufrimiento y, milagrosamente, encabeza las posiciones.

Panamá llegó con un empate y una victoria, en el segundo lugar, pero con la motivación de no permitirle al rival mancillarlos en casa.

El Tri empezó el suplicio desde temprano.

Ni dos minutos y ya resoplaban por un susto que no entró por la rodilla oportuna del portero mexicano Guillermo Ochoa. Una jugada básica de escapada desde media cancha, un centro bien preciso y una media vuelta y remate en el área del panameño Alberto Quintero.

Los tricolores dieron algunos visos. Se metieron al área rival, pero sin el acompañamiento necesario ni la definición clara.

Apenas amagos sin peligro real.

Los panameños, en cambio, estaban revolucionados con la convicción de no permitir que el principal rival de la región lucrara con su visita. Mejor juego de conjunto e individual.

Cuando Panamá empezaba a bajar la intensidad, recordaron la estrategia y la táctica funcionó. Otra salida veloz por un costado izquierdo, cambio de juego; centro desde el carril derecho y Ochoa no puedo quedarse con la pelota; ahí ocurrió la gran oportunidad de Rolando Blackburn para empujar el gol al minuto 28.

Celebraron con locura, mientras los mexicanos apretaban los labios, sabían que no funcionaron, que dieron concesiones y la sombra del gol en contra se alargaba sobre ellos desde antes de recibirlo.

La reacción tricolor fue inmediata y entonces se metieron a luchar con más ímpetu. El empate estuvo cerca en los botines de Rogelio Funes Mori. Pero la intervención canalera impidió el tanto.

Panamá terminó la primera parte con el fruto de un partido bien planeado y disputado. Sin duda, mostró mejor disposición y fue superior al rival como para llevar esa ligera ventaja. Si el Tri no ajustaba el plan, no conseguiría finalizar la ronda con paso perfecto.

Pero el conjunto centroamericano aplicó la resolución y el patrón que les funcionó en la primera parte. Salida veloz por un costado y el centro siempre peligroso, el segundo no parecía una idea descabellada.

Cuando menos parecía posible, un fogonazo de dignidad casi da el empate.

Los súper Ratones Verdes  se animaron al ataque y en el área fusiló Romo en contrarremate de volea, pero la pelota apenas pudo ser desviada por el arquero panameño.

La última media hora los locales se apagaron, pero los tricolores no lograban culminar los chispazos ofensivos.

El auxiliar de Tata, Theiler, caminaba preocupado de punta a punta del área técnica.

Era evidente que su conjunto no funcionaba.

El Tri empezó a presionar con insistencia y abrió un resquicio de esperanza. Sebastián Córdova remató y el tiro se estrelló en un poste, la pelota salió para un contrarremate y Jesús Corona no desaprovechó la oportunidad para definir fino y conseguir el empate al 76′.

En ninguno de sus tres encuentros de esta fecha eliminatoria México estuvo abajo en posesión de balón: 73% contra Jamaica, 50% contra Costa Rica y 55% contra Panamá. Pero la inconsistencia se mantiene en la parte delantera. Donde Martino y Theiler experimentaron con Rogelio Funes Mori, Henry Martín, Jesús Manuel Corona, Roberto Alvarado, Uriel Antuna y Alexis Vega; tres de ellos marcaron.

Aunque rescató el empate, el Tri dejó ir la oportunidad de empezar la fase final de una eliminatoria mundialista con tres victorias desde 1977, cuando lo consiguió en el torneo de Concacaf jugado en casa. Desde que se creó el formato a visita recíproca (desde la eliminatoria para Estados Unidos 1994), nunca ha logrado el récord de esos tres triunfos.

El balance del Tri en estos tres juegos fueron siete puntos, cuatro goles y un lesionado, que fue Alexis Vega en Costa Rica. Otros jugadores destacados fueron Orbelín Pineda y Henry Martín, así como el regreso de Andrés Guardado, quien se perdió la Copa Oro 2021 por lesión, y de Julio César Domínguez, que no estaba con la selección desde 2018.

En otro duelo, Canadá obtuvo su primera victoria en el octogonal al golear 3-0 a El Salvador en Toronto. En la cuarta jornada, prevista para el 7 de octubre, el equipo de la hoja de maple, que ahora es segundo en la eliminatoria, visitará a México, mientras los salvadoreños recibirán a Panamá.

(Con información de los diarios La Jornada y El Economista)