17 septiembre, 2021

Medalla de oro a Tokio: concluyen juegos contra la desesperanza

 

 

+Juegos Olímpicos 2020 llegan a su fin

+Colorido y emoción de la tradicional ceremonia de clausura

+El evento se desarrolla en el estadio olímpico de la capital japonesa

+Impactante show de luces y efectos especiales

+ “Estos fueron Juegos sin precedentes”, afirma el COI

+Cómo se inició la transición hacia París 2024

+En dos semanas arrancarán paralímpicos

 

Ciudad de México, 8 de agosto (Balón Cuadrado/Agencias).- Japón hizo realidad la impensable quimera. A veces pesadillesca. Fueron los juegos olímpicos de la esperanza, paz, solidaridad. Oasis de vida en el desierto mortal de la pandemia por coronavirus. Luego de 17 días de intensa competencia, Tokio 2020 llegó a su final este domingo con la tradicional ceremonia de clausura. La misma se desarrolló en el estadio olímpico de la capital japonesa, con un mensaje colectivo de un futuro inmediato –en la medida de lo posible–, más promisorio.

Y, al igual que ocurrió con la apertura, no hubo público (el recinto tiene capacidad para 60 mil personas) en las gradas como parte de las medidas preventivas dispuestas por las autoridades del país anfitrión en el marco de la pandemia de la Covid 19.

De nuevo primó el estruendoso silencio, fantasmal, en las tribunas del estadio desolado.

Involuntaria metáfora del mundo.

Unos 11 mil atletas se echaron a cuestas el dolor de la humanidad durante la justa cuatrienal.

Heroica actuación.

Llena de contrastes. Triunfos, derrotas, lágrimas, risas, tristeza y alegría.

Bálsamos en un mundo quebrantado, hecho girones, desesperanzador.

Llama olímpica permanecerá encendida en los corazones de la humanidad.

Como una luz al final del túnel.

Cientos de miles de millones de aficionados, frente a sus televisores, fueron testigos de un hecho histórico: el deporte salva…

… aunque sea efímero.

Volveremos a la incertidumbre de la nueva realidad.

El evento, que duró dos horas, arrancó con un video que resumió la actividad de las distintas disciplinas y los momentos más emotivos.

Luego hubo fuegos artificiales sobre el techo del estadio, donde tras la presentación de las autoridades japonesas y del Comité Olímpico Internacional, se dio lugar al ingreso de la bandera nipona con deportistas y referentes de otras áreas debido a que se buscó dar un mensaje de inclusión.

La ceremonia tuvo todo el color y la pasión del evento deportivo más importante del planeta. El lema central del evento fue “Los mundos que compartimos”, que expresó la idea de que cada uno de nosotros tiene su propio mundo interior, según comentaron los organizadores.

El evento tuvo por objetivo no solo celebrar los enormes esfuerzos que hicieron los atletas a lo largo de toda la competencia, sino también resaltar sus valores y que las próximas generaciones puedan conocerlos.

Como de costumbre, contó una vez más con el desfile de las delegaciones de más de 200 países participantes. Por Argentina, fue abanderado es Pedro Ibarra, hoy ya ex integrante del seleccionado hockey masculino.

El ganador de la medalla de oro en Río de Janeiro 2016 anunció su retiro del combinado nacional luego de esta competencia.

Los abanderados ingresaron y fueron hacia el centro del campo hasta un sector donde se ubicaron todos juntos. Después fue el turno de las delegaciones con el resto de los deportistas que se quedaron y pudieron decir adiós a la competencia de manera emotiva y saludar a sus colegas que ya emprendieron la vuelta a sus hogares.

Quienes entraron en el campo de juego a saludar no ocultaron su alegría y emoción por vivir un momento único. Los saludos, fotos y video plasmados en las pantallitas de los celulares entre ellos fueron moneda corriente.

También en el cierre tuvieron su momento los voluntarios, quienes hicieron un trabajo fundamental sin recibir ninguna remuneración económica. Hubo un reconocimiento hacia el más joven de ellos, que tiene 19 años y el más longevo, 91.

Más tarde comenzó un impactante juego de luces de colores que fue acompañado por los flashes de los celulares. Los fuegos artificiales continuaron y se vio un efecto especial donde en la transmisión se vieron los cinco aros olímpicos suspendidos.

Artistas locales dieron forma a un show musical con una banda en vivo, un DJ y bailarines, además de exhibiciones en bicicleta y de acróbatas sobre la tarima armada en el centro del campo.

Luego una orquesta empezó a tocar el Himno de la Alegría (Novena Sinfonía de Beethoven). Mientras tanto, las cámaras siguieron enfocando a los deportistas que desbordaron de orgullo mostrando sus medallas.

Además, se entregaron medallas a quienes participaron de las últimas competencias de atletismo, en este caso del maratón. Kenia, mostró su poderío en la disciplina, donde sus mujeres ganaron las medallas doradas y plateadas, mientras que, en la rama masculina, obtuvieron la presea dorada.

Más tarde hubo demostraciones culturales niponas, con una bailarina y con un video producido con antelación donde entonaron una canción autóctona y se pudo ver una imagen con el tradicional sol naciente, típica postal de la nación asiática.

El evento continuó con la entonación del Himno Olímpico. A su vez comenzó la transición hacia los Juegos de París 2024. Un sector de las tribunas fue iluminado con los colores de la bandera gala y una orquesta tocó La Marsellesa, acompañado por un video que mostró lugares icónicos de la “ciudad de la luz”.

Se sumó un astronauta francés tocando el saxo en la central espacial europea.

Las imágenes de la bienvenida a París siguieron con una multitudinaria congregación en la Torre Eiffel donde se mostraron anticipos del evento, aviones que desplegaron los colores de su bandera y el saludo del presidente de ese país, Emmanuel Macron.

Pero todavía falta para la cita en la capital francesa y habrá más actividad en tierras japonesas. La próxima edición de los Juegos Olímpicos, sino que antes habrá tiempo para disfrutar de otro evento deportivo de excelencia, como lo serán los Juegos Paralímpicos, que se extenderán desde el próximo 24 de agosto hasta el 5 de septiembre, también en Tokio.

En el cierre, el presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach reconoció el esfuerzo de todos los japoneses por haber podido llevar a cabo los Juegos en medio de una pandemia y con todas las restricciones y complicaciones del caso.

“Estos fueron los Juegos de la fe y esperanza. Ustedes, pueblo de Japón pueden, estar orgullosos de lo que lograron. Agradecimiento especial a todos los voluntarios. Estos fueron Juegos sin precedentes y les quiero agradecer a las autoridades de todos los niveles”, subrayó Bach.

De esta forma se dieron por concluidos los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 que quedarán en la historia por haberse llevado a cabo en un marco inédito por la pandemia. El evento sufrió la postergación de un año, pero pudo plasmarse.

Y será inolvidable.

(Con información del portal Infobae)