22 septiembre, 2021

Niega multimillonario ruso ser prestanombres de Putin en compra del Chelsea

 

 

 

+ Roman Abramovich califica de “profundamente difamatorias” las versiones, según su abogado

+Rechaza que la compra del club inglés como vehículo para “corromper” a Occidente

+Habló ante el Tribunal Superior de Inglaterra

 +En una audiencia por difamación a raíz de un libro sobre el presidente ruso, escrito por un ex corresponsal del Financial Times

+El club de futbol, según el portal Transfermark, está valuado en 911 millones 500 mil euros

+También hay oro negro

 

Ciudad de México, 28 de julio (BALÓN CUADRADO/Agencias).- El multimillonario ruso Roman Abramovich no es el “cajero” –prestanombres– del presidente Vladimir Putin ni compró el Chelsea Futbol Club como vehículo para corromper a Occidente, dijo su abogado al Tribunal Superior de Inglaterra en una audiencia por difamación por un libro sobre la Rusia de Putin. Y que, afirmó, algunos pasajes son “profundamente difamatorios”.

El magnate ruso, cuyo patrimonio actualmente asciende a alrededor de 19 mil millones de dólares –unos 200 mil millones de pesos–, construyó su fortuna a partir de dividendos y ventas de activos privatizados adquiridos de la antigua Unión Soviética, como Sibneft y Aeroflot.

Compró el Chelsea en 2003. Y ha invertido decenas, sino cientos de millones, en la contratación de los mejores jugadores para ayudarlo a ganar campeonatos en el Reino Unido y Europa.

En el libro de 2020, la periodista británica Catherine Belton narra el ascenso de Putin al poder y cuántos de sus asociados de los antiguos servicios de espionaje soviéticos ascendieron a posiciones de riqueza e influencia después de que ganó el puesto más alto del Kremlin en 1999.

Un abogado de Abramovich dijo al tribunal que los pasajes del libro “La gente de Putin: cómo la KGB recuperó Rusia y luego se apoderó de Occidente”, publicado por HarperCollins, son “claramente difamatorios”.

Abramovich está demandando tanto a HarperCollins como a Belton.

“En el libro se describe al demandante como el cajero de Putin y el custodio de los fondos para sobornos del Kremlin”, dijo al Tribunal Supremo sobre el libro Hugh Tomlinson, abogado del propietario del Chelsea FC, Roman Abramovich.

“Lo que se dice que está sucediendo es que el señor Abramovich está poniendo su riqueza a disposición de Putin … en secreto para Putin y sus compinches; esa es la opinión que tomaría el lector normal y razonable”, dijo Tomlinson sobre el libro de Belton.

HarperCollins ha dicho que “defenderá con firmeza este aclamado e innovador libro y el derecho a informar sobre asuntos de considerable interés público”.

Belton es ex corresponsal del Financial Times en Moscú y ahora es corresponsal especial de Reuters. Belton, quien asistió a la audiencia, se negó a comentar. El bufete de abogados Wiggin representa a HarperCollins.

Tomlinson dijo que el libro de Belton se basó en lo que calificó como fuentes “poco confiables” como Sergei Pugachev, un hombre de negocios ruso que luego cayó en desgracia con el Kremlin.

Dijo que el libro alegaba que Putin ordenó a Abramovich que comprara el club de futbol Chelsea como “parte de un plan para corromper a Occidente” y “construir un mamparo de influencia rusa”.

“El lector ordinario y razonable saldría inevitablemente con la opinión de que Roman Abramovich recibió instrucciones de comprar Chelsea … por lo que estaba siendo utilizado como la cara aceptable de un régimen corrupto y peligroso”, dijo Tomlinson.

El Chelsea, según el portal Transfermark, está valuado en 911 millones 500 mil euros –más de 21 mil 500 millones de pesos, al cambio de hoy.

También oro negro

Los abogados de Rosneft, la compañía petrolera más grande de Rusia, dijeron en documentos presentados a la corte que estaban en desacuerdo con pasajes del libro que decían que la compañía expropió la compañía petrolera Yukos y compró los activos en una subasta amañada.

Y argumentaron que el libro alegaba que Rosneft usó a Rusia para participar en un “robo organizado” de Yukos, una vez la mayor compañía petrolera de Rusia que fue dividida y vendida después de que el propietario Mikhail Khodorkovsky se enfadara con el Kremlin.

Rosneft y el CEO Igor Sechin no respondieron a las solicitudes escritas de comentarios sobre el caso cuando fueron contactados por la agencia noticiosa británica Reuters.

Los abogados de Rosneft también discreparon con pasajes del libro que afirmaban que Sechin estaba detrás del ataque a Yukos.

Tomlinson le dijo más tarde al Tribunal Supremo que otros dos empresarios rusos que habían demandado a Harper Collins, Mikhail Fridman y Pyotr Aven, habían llegado a un acuerdo con el editor sobre aspectos del libro y había acordado emitir una disculpa.

Tomlinson dijo que se había llegado a “un acuerdo” entre Fridman y Aven y el editor. Los abogados de Harper Collins no pudieron ser contactados de inmediato para hacer comentarios.

Fridman había iniciado un proceso contra HarperCollins por difamación y por motivos de protección de datos.

Aven estaba demandando a HarperCollins por motivos de protección de datos.

El juez emitirá un fallo preliminar sobre el significado de las declaraciones hechas sobre Abramovich, Rosneft y Fridman en el libro, que será la base de un juicio en el caso.